viernes, diciembre 10, 2004

La mona desnuda

La navidad, al ser éste un país minoritariamente cristiano, es como la mona desvestida de seda. Despojada de ropajes que constriña sus movimientos, se convierte en una orgía consumista que come y almuerza, y muy bien por cierto.
Así, el sentido familiar de las fiestas en honor de Mitra se reserva para añonuevo, y el día 24 y 25, lo festejan las parejas. Es más, lo festejan festejando. Una romántica nochebuena en un hotel es algo corriente. Aunque el regalo deseado por las japonesas es, invariablemente, un bolso de marca: Luis Vuitton, Channel, etc. Por otro lado, no es infrecuente que él se gaste toda la paga extra navideña en un regalo, y recibir sólo una corbata a cambio. Pero ¿qué es lo que no vale el amor?