lunes, julio 26, 2004

Precaución, amigo conductor

Esta tarde hemos tenido visita. Nuestro huesped trabaja como maestro en un colegio cercano y me ha dejado de piedra. Prepárense, en Tokio los profesores no pueden ir en coche al colegio porque da mala imagen y contamina. Así que todos tiran de bicicleta, si están fuertes, o de bus, tren o taxi si son ricos.

Pero no sólo eso, en una medida sin precedentes (que yo sepa) resulta que si un funcionario tiene un accidente de circulación es despedido automáticamente de su puesto. Así que es otra manera de proteger su empleo.
 
Esta información ha venido de fuentes no oficiales, pero... ¿Se imaginan que en España se promulga la misma medida?  Veo a los profesores riéndose a mandíbula batiente durante el primer cuarto de hora para, cuando vieran que iba en serio, pasar a incendiar la ciudad...
 
No crean que sólo hay iniciativa pública, también las empresas privadas contribuyen a la campaña de reducir el tráfico. Lo digo porque Mitsubishi está teniendo problemas desde hace tiempo ya que muchos de sus automóviles tienen graves defectos de construcción que provocan accidentes mortales cuando, por ejemplo, de repente se rompe el eje del coche circulando por la autopista etc... Además, durante mucho tiempo intentaron esconder la documentación inculpatoria, pero al final los descubrieron (ayer echaron una dramatización del asunto por la tele).
 
Así que ya saben, si lo pueden evitar, les recomiendo que no se compren un Mitsubishi. Quién sabe, quizá al año que viene puedan derrotar a Armstrong en el Tour...