domingo, julio 25, 2004

Los samuráis no ceden el paso

Hablando ayer del tráfico no les comenté que aquí la gente circula como los hijos de la Gran Bretaña, es decir, por la izquierda. Mal que nos pese, no es una declaración de principios políticos sino que, según me han contado, y juzguen ustedes la veracidad o no del razonamiento, esto se debe a un intento de facilitar el tránsito y de evitar los roces entre samuráis, ya que, como la mayoría de la gente ha venido siendo diestra a lo largo de la historia, la espada larga (lo digo porque hay otra corta) colgaba del lado izquierdo.
 
De esta manera no se chocaban al cruzarse y, por otro lado, hacía más fácil el guerrear ya que podías atacar con la derecha. Ya saben, cuando se crucen con algún anciano con bastón, pasen por la derecha, por lo que pudiera pasar.
 
Esto me recuerda a aquel correo electrónico que uno recibe periódicamente en el que se explica que la anchura de los raíles en los países occidentales (o tal vez en el mundo, ya me perdonarán, pero es que ya hace tiempo que no me ha llegado otra vez...) tiene su origen en la anchura de las cuádrigas romanas. Busquen, comparen y si encuentran algo mejor díganmelo para usarlo yo también.

No hay comentarios: