sábado, julio 24, 2004

En el coche de papá...

Desconozco las cifras de siniestralidad de las carreteras japonesas, pero hay cosas que, a ojos de un español, resultan sorprendentes. Por ejemplo:

-En todos los cruces de Japón (de los que he visto, claro) la gente puede girar hacia todos los lados, símplemente esperando a que no venga nadie. En España sería un caos y una cacofonía de pitidos. Afortunadamente no he conducido por aquí todavía, porque sólo de pensar en los cruces me pongo a temblar.

-Creo que ahora se está considerando la posibilidad en España, pero, aquí, en los lugares donde ha habido gran cantidad de accidentes mortales hay un cartel que dice "En este lugar ha habido gran cantidad de accidentes mortales". Lo cual hace que te estremezcas cuando tienes que cruzar por allí, pero...

-A los japoneses les gusta "hacer de taxistas", aquí es raro que, cuando hay dos pasajeros, uno suba delante.

-Como en España hay motoristas completamente locos y conductores macarras, pero, en general, la gente suele ir despacio y tienen mucha paciencia. Otra cosa común es que también cuesta que la gente se ponga el cinturón cuando viajan detrás.

-Pero lo más alucinante es que aquí no está prohibido hablar por el móvil al conducir y es un espectáculo bastante habitual y, sin embargo, nadie cruza el semáforo cuando está en rojo para los peatones, aunque no se vea un coche a kilómetros.