martes, julio 13, 2004

El uno más uno, que te lo expliquen por la tarde, niño

En Japón, como en muchas partes, queda elegante decir que tus hijos van a una buena escuela privada. Uno, que estudió en colegio público durante el periodo que medió entre la época en la que los profesores pegaban a los alumnos y la época en la que los alumnos pegan a los profesores, y que ha llegado a ser el mismo Don nadie que muchos de los que fueron a colegios privados, duda bastante de la efectividad de esta medida.

Estos colegios privados tienen una lucha encarnizada entre sí y, por lo visto, ponen unos exámenes de admisión cada año más difíciles. Esto resulta absurdo porque si siguen subiendo el nivel llegará un momento en que alcanzará la totalidad del currículo y el ingresar en una escuela ya carecerá de sentido porque no habrá nada que enseñar y se pasará directamente a la universidad.

Para ello, el 99% de los alumnos japoneses se pasa la tarde en una academia de repaso (en mis tiempos iban aquellos que no podían seguir el ritmo del colegio) y no tienen vida. Investigando un poco me han comentado que, como los profesores del colegio dan por hecho que todos los alumnos van a ir a una academia, consideran que ellos no están para explicar, que ya está la academia, y que el colegio es un lugar para hacer ejercicios...

A mí, en BUP me dió clase de Matemáticas y Física y Química mi tía y luego una vecina una temporada, pero lo de aquí es pasarse un poco...