sábado, julio 17, 2004

Peluquería

El gobierno japonés anda metido en una polémica reforma de las pensiones que no está gustando a nadie. Como ya expliqué tiempo ha en la lista de correo, el gobierno elaboró una ley que le permite cortar la sesión de preguntas en el momento que quieran (es decir, siempre que les hagan una pregunta incómoda). También relaté que, cuando les preguntaban sobre la reforma de pensiones (que tienen más agujeros que un queso gruyere) cortaron la sesión y se montó una bronca parlamentaria que desembocó en las protestas del siguiente día, con los parlamentarios de la oposición hablando 3 horas cada uno de su familia, dónde compra, etc. y demorando los trámites paralmentarios de la forma más original posible. Diversión.
 
Resulta que la sesión de preguntas al gobierno se estaba retransmitiendo por la tele y, cuando el gobierno decidió cortar y la oposición se puso en pie (y casi hay hostias), salió un plano del ministro de Sanidad y Trabajo mirando indiferente el asunto mientras ajustaba su peinado cuidadosamente. Estos atusos le han hecho, a día de ayer, devolver el sueldo de un mes en señal de disculpa al parlamento. Y luego dicen que ir a la peluquería es caro...

No hay comentarios: