sábado, agosto 20, 2005

Robots en Roppongi (El perro de San Roque no tiene rabo)

El fin de semana me acerqué a Roppongi Hills para visitar el museo Mori, situado entre los pisos 50 y 53 de la torre que lleva su nombre. A la entrada, había un rincón donde Honda mostraba los frutos de su investigación en robótica y la evolución de sus androides hasta el actual modelo Asimo.

Sus robots caminan, suben y bajan escaleras, pueden reconocer rostros, etc.





















La primera versión.




















Segundo intento.





















Asimo, los japoneses lo reducen todo.




















Aquí los tienen en línea para que se hagan una idea del tamaño.

Yo quiero uno.

Y si les pica la curiosidad, no se pierdan a Aibo, el perro artificial de Sony. Limpio, silencioso e inteligente. Depende del dueño que se convierta en un buen o mal perro, ya que aprende y hay que educarlo.