jueves, julio 28, 2005

El día de la anguila

Para recuperar la energía perdida por los calores veraniegos no hay nada como comer anguila, dicen los japoneses. Sea verdad o mentira, es un manjar exquisito donde los haya, y huelga decir que me alegra verlo sobre la mesa tantas veces como sea posible.

Todo esto viene a que, en una jornada laborable como la de hoy, se celebra el día de la anguila: fecha especialmente señalada para degustar este pescado que, sospecho, instituyeron los pescateros, porque no vean ustedes la diferencia de precio, mientras que el sabor permanece constante.

Yo que, por lo general, soy más amante del dinero que de la tradición (y más si se trata de una tan poco tradicional), lo he dejado para otro día.

No hay comentarios: