martes, mayo 17, 2005

A hierro matando

No sé si lo sabrán en España, pero ahora mismo está secuestrado en Irak un ciudadano japonés. El indivíduo en cuestión siempre tuvo el mismo sueño, ir a la guerra, y ahora lo ha conseguido. Por lo visto, como las Fuerzas de Autodefensa de Japón no le ofrecían la posibilidad de ir pegando tiros por el mundo cual desatado jinete del apocalipsis, y tras pasar por la Legión Extranjera de la República Francesa, no se lo ¿pensó? dos veces cuando le ofrecieron trabajar en EE.UU (¿a qué no se lo imaginaban?) para una PMC (Private Military Company), el legal y moderno nombre de lo que tradicionalmente se denominaban bandas de mercenarios. Pueden alquilarse unos si se aburren el fin de semana. Yo prefiero a las merceras.