domingo, junio 19, 2005

La pluma de Dumbo

La palabra de moda en Japón es cool biz. Ya sabrán que el Primer Ministro ha sugerido a políticos y empleados que durante el verano no vistan corbata y chaqueta, y suban el aire acondicionado a 28 grados, con el objetivo de ahorrar energía y reducir la contaminación y el calentamiento. Una decisión sorprendentemente juiciosa para lo que nos tiene acostumbrados.

Tres grupos de presión se han mostrado descontentos con la medida (totalmente voluntaria). Primeramente, las eléctricas, ¡seguidas de cerca de los fabricantes de corbatas! Estos últimos ven peligrar su negocio y las ventas de corbatas para el día del padre, a celebrarse en breve.

En último lugar, pero más sorprendente si cabe, son los propios empleados los que rechazan la medida. Algunos aducen razones de imagen ante los clientes (que no comparto, pero que puedo comprender); sin embargo, hay un sector de salary-man que están atemorizados, porque sin su indumentaria de siempre se sienten desamparados y creen que no van a ser capaces de rendir al mismo nivel. Pobrecitos angelitos, tan faltos de confianza en sí mismos.

En cualquier caso, es una medida que, si se impone, se impondrá desde arriba; ya que, si el jefe no lo hace, ningún empleado se atreverá a quitarse la corbata por miedo al qué dirán.