sábado, agosto 14, 2004

Fanzines

Ken Niimura y yo nos hemos paseado por el Salón del Fanzine de Tokio. El evento se celebra durante tres días (viernes, sábado y domingo) en un centro de congresos enorme llamado Tokio Big Site y situado al lado de la bahía de Tokio.

Para llegar allí hemos tenido que coger en Shimbashi un tren con ruedas de camión que va por alto, como si fuera el monorail. No he podido evitar acordarme de los trenecitos de los parques españoles, fasceinantes, pero que en realidad son tractores maquillados. Las vistas eran espectaculares y hemos podido contemplar el Puente del arcoiris y la reproducción a escala de la Estatua de la Libertad que hay en Odaiba.

El salón ocupa la totalidad del edificio. Se extiende por dos pabellones gigantescos que, a ojo de buen cubero, serán equivalentes a unos 16 ó 17 campos de baloncesto cada uno y repletos a reventar de "pupitres" donde la gente pone sus fanzines. Además, una amplia esplanada exterior para albergar al personal disfrazado, más una sala interior para lo mismo (en pequeño) y otra con stands de empresas relacionadas con el mundillo.

Uno de los dos pabellones. Posted by Hello


La entrada es gratuita y el lleno era absoluto. Brutal, inconmensurable. Tienen que pasar millones de personas cada día por allí. Para subir al tren con ruedas, mucha cola; para volvernos antes de que acabase, mucha cola. A todo esto, les diré que cada día los puestos son diferentes y que aún así sólo pueden atender a la mitad de las peticiones que reciben. Y lo mejor es que, por lo visto, se celebra dos veces al año. He de decir que, a diferencia de España, el 96% de los stands son de fanzines hechos por chicas y que hay fanzineros de todas las edades.

Entrada interior al otro pabellón, de idéntico tamaño. Posted by Hello


No había firmas de autores famosos, esta gente venía a comprar comics, por puro amor al medio. Incluso había quien se llevaba una pequeña maleta y la llenaba con las compras. Por lo visto, fuera de allí es difícil encontrar los fanzines, y es la oportunidad que tienen de seguir las series que gustan a cada uno.

Las sesiones son temáticas, es decir, cada día abordan un tipo diferente de fanzines. Hoy estaba dedicado a las parodias y homenajes de series y mañana, que es lo que me hubiese gustado ver, a fanzines de historias originales. Lo más divertido es que no sé qué hacía que cada vez que me acercaba y cogía un fanzine para ojearlo resultaba ser una historia gay e incluso a veces pornográfica, con todos mis respetos hacia el género. Pero sonreía pensando en la imagen que estaríamos dando dos extranjeros solos ojeando cómic gay :).

Las prohibiciones eran: tener música puesta en los stands de los fanzines, gracias a Dios, y hacer fotos fuera de las zonas acotadas para ello. Así, la gente que no quiere ser retratada ve respetada su privacidad...

Los disfraces estaban muy currados, y les dejo unas pocas fotos para que lo comprueben. Por falta de tiempo no he podido hacer más.

Foto: Ken Niimura. Posted by Hello


La compañía del anillo. Posted by Hello


Foto: Ken Niimura. Posted by Hello


Y nos parecía que a los de España iba mucha gente y estaban bien... ay.

No hay comentarios: