miércoles, abril 20, 2005

El patio de mi casa es particular...

...cuando llueve se moja, como los demás.

Y bien que se está mojando hoy. Esta primavera no termina de decidirse entre el buen y el mal tiempo y los va alternando caprichosamente.

Los japoneses tienen tres soluciones al "problema" de los paraguas. Les prometo fotos al respecto próximamente. La primera es colocar un paraguero (el tradicional cilíndrico o unos abiertos con forma de rejilla) donde dejar el paraguas a la entrada del establecimiento. La mayoría no tiene sistema de seguridad en forma de cerradura alrededor del mango(sólo en algunas salas de conciertos, etc., y, más que nada, por aparentar), ya que nadie va a robar tu paraguas en Japón.

Después viene el sistema de las fundas de plástico de usar y tirar (sobre todo en supermercados y bancos). Puede haber una máquina que te ayuda a introducir el paraguas o, simplemente, brindarte la funda y te las arreglas como puedas. Llegué a ver algo de esto en España antes de emigrar, pero no sé si se a popularizado (aunque sí que lo dudo).

El tercer sistema lo he descubierto hoy, así que no debe de ser muy frecuente. Se trata de una caja oblonga de metal, de un metro de profundidad aproximadamente, cuyas paredes interiores están forradas de un tipo de tela dura (y supongo, especial). Se introduce el paraguas, se frota y sacude a gusto de cada uno y sale seco, o por lo menos no chorrea.

Además, si has salido de casa sin paraguas en día de lluvia, cerca de la estación podrás encontrar tiendas o personas que venden unos paraguas transparentes por unos 500 yenes. Feos y malos (los paraguas, las personas, depende) pero que consiguen que no te mojes hasta llegar a casa o la oficina. Habrá a quien no le parezca suficiente.