domingo, febrero 06, 2005

Me crecen los enanos

Pues no se trataba de enanitos ahorradores, sino que era una historia de amor verdadero. Por lo visto, una joven de 25 años robó 60 millones de yenes de casa de su novio (lo que tenía suelto por allí, supongo; las vueltas de la compra). Una vez perpetrado el hurto, le entró el miedo y arrojó los 17 millones a la orilla del canal. Por lo visto, 43 millones de yenes es una cantidad que ya no asusta.

No hay comentarios: