jueves, septiembre 30, 2004

Dos gardenias para ti...

...que yo me pido los crisantemos, que se comen. Y es que esta noche, ése será el plato principal: tempura de crisantemos, aunque también se pueden comer crudos o hervidos. Subiré unas fotos cuando se me pase la pereza.

100 yenes me costó una cajita, un precio de risa. Cosa que hubiese sido imposible durante unos pocos años de la era Meiji en el norte de Japón, ya que resulta que el crisantemo es el emblema de la familia real y estuvo prohibido su consumo, por considerarlo ofensivo.
Por lo que se dice, comer crisantemos (aparte de que queda muy chulo el decirlo, y que tiene un aire a mitología griega y comida de los dioses) va bien contra el dolor de cabeza, los mareos y la fiebre. Ya saben, cuando su abuela no mire cómanse sus flores, nunca se imaginará qué clase de plaga ha atacado.

Y esto le da todo un nuevo sentido a aquello de "Con flores a María, que madre nuestra es".



La famosa caja de los crisantemos. 100 yenes.



Tempura de crisantemos y surimi con crisantemos cocidos.