viernes, noviembre 25, 2005

Norma

Interesante conversación la que he mantenido con un par de japoneses sobre la situación de los bancos en Japón. No sólo los intereses son ridículos (cercanos a cero), sino que, además, cobran comisión por pestañear, usar el cajero, recibir (¡recibir!) transferencias, ingresar en la cuenta de otro cliente, etc. Esta situación se produce en todos los bancos y (de todo habrá, pero la mayoría de) los japoneses consideran que es normal. No sólo no protestan, sino que, a sus ojos, el que protesta es un indeseable... porque hay una norma establecida... y las normas son para seguirlas. Cuesta tiempo y salud, pero es posible conseguir un trato "decente" en los bancos, conozco casos (por supuesto, de españoles).

De hecho, pocas son las personas que se atreven a decir que no al jefe, a protestar ante un recorte salarial (¡reducción!), a cruzar la calle con el semáforo en rojo, aunque no haya vehículos en un kilómetro a la redonda, etc.

La vieja frase del "Díjolo Blas, punto redondo" sigue vigente. Si lo ha dicho el jefe, es señal inéquívoca de que tiene razón. Y discúlpenme que me cabree, pero yo la única Norma a la que hubiera seguido ciegamente es Norma Jean y ya fue abolida hace mucho.

Que para algo tenemos la cabeza... digo yo.