domingo, enero 21, 2007

La crisis del nattô

El nattô (soja fermentada) es un alimento muy saludable que, inexplicablemente , provoca asco a gran cantidad de extranjeros (no me incluyan) y una minoría de nipones. Normalmente se vende en cajitas de poliexpán de una ración en las que se incluye una bolsita de mostaza japonesa y otra de salsa de soja. Antes de comérselo, es importante revolver los granos de soja hasta que salgan muchos hilos pegajosos. Pueden hacerse una idea de cómo es, y les aseguro que esta semana no se podía encontrar nattô en las estanterías de ningún súper ni colmado, y si lo encontrabas, se vendía al doble de su precio habitual. No se podía reponer al ritmo de venta.

La culpa de todo la tiene Hakkutsu! aruaru daijiten (発掘!あるある大事典) un programa sobre salud de Fuji Terebi al estilo de Saber vivir, donde anunciaron la milagrosa Dieta del Nattô, para adelgazar 4 kilos en dos semanas: dos cajitas de nattô, una con el desayuno y otra con la cena, revueltos 20 minutos antes de ser ingeridos eran suficientes para adelgazar sin privarse de nada. Ayer me comentaba una alumna que llevaba una semana y había decidido abandonar la dieta porque no sólo no había adelgazado, sino que tenía 2 kilos más, y hoy mismo se ha descubierto el (¿) pastel (?), no era más que una gran mentira. Los responsables han pedido disculpas públicamente y el programa de esta semana, previsto para esta noche, se ha suspendido, tal vez definitivamente.

Y es que la dieta del nattô, en vez de para adelgazar, sólo ha servido para engordar los bolsillos de algunos.

3 comentarios:

Kokymoto dijo...

Por allí en YouTube una vez vi un vídeo de lo que era el nattô, la verdad a mi no se me antojo, yo no sé como es que los japoneses se dejan engañar, basta con leer la etiqueta de el contenido kiloenegertico de los alimentos para saber si es un alimento "dietético" o un "plato fuerte", en fin, así es la vida, siempre habrá alguien que se aproveche de los ingenuos

travsam dijo...

Para algunos extranjeros como yo la dieta hubiera funcionado....


....por que a mi nunca me ha gustado el natto y seguro con la visita subsecuente al baño si hubiera bajado de peso... :O

Aun asi... se oye gracioso lo que sucedio alla XD....

Roberto dijo...

Realmente me parecen ingenuos los japoneses, de tal manera que parece que cualquiera que tenga una buena idea de mercadotecnia puede hacer que se traguen el anzuelo