viernes, octubre 27, 2006

Enfebrecido

La gripe me ha tenido apartado de los teclados más de lo recomendable, pero ya me tiene de vuelta. Aunque la temperatura corporal ha vuelto a una situación normal, al lado de mi voz, Constantino Romero parece la Duquesa de Alba. Fuera de las aulas, para desgracia de mis alumnos y alegría de mi mujer, he hecho voto de silencio, para acelerar mi recuperación. La semana que viene les canto algo.