lunes, febrero 06, 2006

Manos arriba

Como aquella vetusta nobleza palaciega voy a acabar con la piel de las manos de color blanco pálido. Con las cosas que se oyen hoy en día no hago más que llevármelas a la cabeza, aunque sólo sea para asegurarme de que, al menos yo, todavía la tengo. Eso no puede ser bueno, pero peor sería dejarlas abajo.

André Breton decía en su Magia Cotidiana que la única forma de progreso consistía en hacer todo lo contrario a los demas. Ir, como Cristóbal Colón, en sentido opuesto. Pienso que, si esto se acompañara de un poco de raciocinio, los resultados se optimizarían.

La siguiente ilustración, realizada por Kan Takahama en el Salón del Cómic de Granada de 2004, me recuerda que este gesto no es nuevo para mí.



















Les actualizo la lista de enlaces, todos a sitios que merece mucho la pena visitar. Y sobre todo, piensen, desfagan entuertos, hablen, hagan incluso...