miércoles, octubre 27, 2004

Zen

Ayer, tras 6 meses y pico en Japón, fui a hacer Zazen a un templo japonés. El elegido (y único Soto-zen que conozco dentro de Tokio) es aquel templo de Roppongi del que ya les he hablado alguna vez, el Templo del pino azul. Una maravilla, por fuera y por dentro.
La primera vez tienes que pedir cita, y allí nos recibió un monje joven muy agradable que nos hizo una introducción muy interesante, igual de interesante que las de España, pero distinta. Aparecieron dos japonesitas totalmente novatas y allí entramos.
El "ritual" es ligeramente diferente. Allí el Zazen se hace sobre un tatami que está en alto y bordeado por una franja de madera que sirve de mesa en la hora de comer, por lo que es importante no tocarla con los pies al subir. Subida que se hace de espaldas, para luego girar sobre el cojín media vuelta.

Example

Después de la práctica nos tomamos un té con el moje en un cuartito y el hombre, muy amable, estuvo a nuestra disposición para contestar a todas las preguntas.
Les dejo a los curiosos y/o interesados en el tema un enlace a la página oficial (en japonés) del templo: www5.ocn.ne.jp/~seishoji