miércoles, junio 13, 2007

Andando, que es gerundio

Malas noticias para los que nos gusta secar la ropa al sol, ya han anunciado el comienzo del infame tsuyu, la época de lluvia en Japón. Uno podría consolarse pensando que no hay mal que cien años dure, mas los especialistas auguran un verano tórrido, y parecen confirmarlo los 30 grados que ha marcado esta tarde hoy mi termómetro adhesivo que gané en una caseta de feria (no piensen que mi suerte ha cambiado, era el premio de consolación, menos mal que participar era gratis).

Decidido a disfrutar del tiempo que nos quede (sea cual sea), hoy he invertido salud y energía en ir andando desde Akasaka hasta Higashi-Nakano (y vuelta a Shinjuku), hilando en el camino diferentes recados que tenía pendientes. Los que me conocen saben que soy un animal de caminar por la sombra, y la brisa que soplaba ha hecho el "paseillo" la mar de agradable. Recorrer la ciudad a pie, además de ser teóricamente barato (un punto importante), es la única manera de descubrir sus secretos, sus rincones, su forma de respirar; de poder sentirse un detective de lo cotidiano, un mirón que se asoma debajo de sus faldas (el voayerismo urbano no es un delito... todavía). Imagínense, he encontrado una tienda en Aoyama dedicada en exclusiva al tomate y sus múltiples derivados. Como La Meca, es un lugar al que se debería ir al menos una vez en la vida.

Si la ingente cantidad de café con la que me han obsequiado hoy me lo permite, dormiré a pierna suelta (espero que no se ponga a hacer camino, que diría Machado...).

3 comentarios:

ale/pepino dijo...

Está demostrado (por mi padre) que, en verano, la sombra es el camino más corto entre dos puntos. ¡Menos aire acondicionado y más sombra! QUe corra el aire.

ohta dijo...

Y cuando en la poca sombra de agosto no ayuda a refrescar, no hay nada mejor que seguir las vias del tren (por debajo del acueducto)...

traveller dijo...

Eso de darte la vuelta de vez en cuando por la ciudad, puedes encontrar lugares que ni imaginabas que existian en la ciudad, suele suceder ese tipo de cosas