jueves, octubre 13, 2005

Mano de santo

Les he tenido que preguntar si no se habrían puesto de acuerdo para tomarme el pelo, pero los dos me han asegurado que no. En una de mis clases de por la mañana, un alumno ha venido con un ataque de hipo, así que les he preguntado sobre los métodos tradicionales para quitarlo.

También se estila lo del susto o beber agua por el otro lado del vaso. Pero, según me han dicho, eso sólo funciona en el 50% de los casos. Hay un método con un 90% de posibilidades de éxito; método que mi alumna Hiromi Namba ha aplicado delante de mí y que me tiene perplejo.

Una simple pregunta basta para quitar el hipo, pero ha de hacerse en japonés. Lo hemos intentado en español y ha sido un fracaso (aunque, tal vez sea porque el idioma nativo del sujeto en cuestión era el japonés...). Pero, tras contestar en japonés, el hipo se ha cortado en seco y no ha vuelto a aparecer más. Ahora, hay que tener mala leche para no aplicar la solución en el primer momento y esperar media clase...

La pregunta es: "¿De qué está hecho el tofu?", y la respuesta: "Soja".

En japonés: "Tôfu no genryô wa?" "Daizu".

Si no funciona, se debe continuar preguntando por la materia prima del natto, el miso, etc. (la respuesta es, invariablemente, "daizu").

Cuénteme si también funciona en el extranjero...