lunes, diciembre 31, 2007

No somos nada

Extraña sensación la de salir a la calle estos días. De dos años a esta parte parece que todos los conocidos de mi barrio (y por extensión, de Zaragoza entera) han desaparecido. Antes, caminar era una invitación al saludo contínuo, aunque sólo fuera un leve movimiento de cabeza, sustituído, en estos tiempos, por un repetido giro de izquierda a derecha en busca de algún rosto familiar. En los bares de copas también ha habido ya un relevo generacional, uno empieza a no encajar y esta vez no es por voluntad propia.

No puedo declarar a todo el mundo culpable por no haberme esperado y haberse buscado una vida (ya saben, trabajo, pareja(s), mascota(s), una casa y todo lo demás también, que decía Calamaro), y menos habiendo hecho uno lo mismo (o, como poco, habiéndolo intentado).

Sin dudad que se agradecen algunos cambios, las pequeñas mejoras en servicios y equipamiento urbano. Pero uno se alegra al ver que quedan algunas tiendas (viva Taj Mahal), familia y los amigos con los que mantienes el contacto aún desde la distancia, o los que permanecen fieles al barrio, que recuerdan a la vieja Zaragoza, a la "auténtica".

Hace un par de días salió de un cajón mi vieja agenda y decidí llamar a mi vieja amiga Marta (Gracia), bella y simpática compañera pizpireta de la universidad de la que hace tiempo no sé nada. Alguien me dijo que había salido y le dejé el recado, pero la voz que me devolvió la llamada era de una Marta distinta, que nunca había cursado Magisterio. Tal vez, después de diculparme por la molestia debería haberla invitado igualmente a tomar café, pero hubiera sido muy peliculero todo. Nunca nos quedaría París, pero tal vez hubiera sido el principio de una bella amistad....

2 comentarios:

neres dijo...

Si!! Viva el Taj Mahal!!! Me encanta esa tienda!

¿Tanto ha cambiado Zaragoza? ¿De que barrio eres?

Un saludo desde San José.

Mª del Mar dijo...

Algunas seguimos en el Compromiso de Caspe de "toa la vía"...jejeje. Una pena no haberte encontrado por la calle, hubiese sido una grata sorpresa. Besos (Chusi)