jueves, noviembre 15, 2007

H 2 ¡ooooh!

Volvíamos en minibús de una actuación, dispuestos a hacer noche en Tokushima antes de coger el avión de vuelta para Tokio, cuando, a la entrada de la ciudad, ví el neón de una licorería de nombre inglés.” Our Licor” (“Nuestro licor”) estaba escrito en letra pequeña, y por encima, bien grande, trasladado al katakana: アワーリカ, que leído tal cual suena como “Agua rica”; sin duda, un nombre muy acertado.

Hasta los lenguajes conspiran y se autotraducen para hacer poesía. Algo bueno debe de haber.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si es que las grandes mentes pensamos igual. Yo cuando llega el fin de semana y no tengo para alcohol le digo a mis amigos que los voy a invitar a un litro de fresca y rica agua mineral, que después de todo, lo que importa es la compañía xDD :)

Anónimo dijo...

Micko, deseo saludarte. Sé de ti por tu madre, mi buena amiga y compañera Pilar. Sólo decirte que me ha gustado mucho tu blog, es la primera vez que entro. No pude verte en el programa de Aragoneses y tu madre me dió esta dirección para que viera la entrevista.
He visto la entrevista y más. Me alegro de tus andanzas por Tokio. Sé feliz y no pierdas el ánimo ni las ganas de seguir adelante.
Besos desde Zaragoza, viernes a las 8 de la tarde-noche. MONTSE