sábado, agosto 19, 2006

El premio flaco (la pobreza es un arte)

Éste es un número no premiado del pasado Summer Jumbo, el sorteo estival extraordinario de loteria en Japón. 300 millones de yenes para un agraciado que, como de costumbre, no he sido yo. Secuestradores, envidiosos, arribistas y cazamaridos pueden alejarse tranquilos. Si alguien quiere unirse a mí en el llanto, podemos ponernos de acuerdo y sollozar en canon, fuga o por soleas.











No me gustaría despedirme sin antes aconsejar a la mulitud silenciosa de mis lectores infantiles que aprovechen mientras puedan, que a partir de los 10 años, los premios de consolación desaparecen como por arte de lógica.

No hay comentarios: