sábado, abril 30, 2011

Carteles electorales (y II)

Hoy les traigo algunos ejemplos de candidatos que piensan acertadamente que no por querer dedicarse a la política deben dejar de lado su vocación artística, u olvidarse de imitar a sus ídolos.

El grupo de los cantantes lo abre Katsuhiro Yamazaki, máximo exponente de la canción melódica-política japonesa.



Shin Yokomizo es un famoso intérprete de saetas



Masanobu Itô reivindicando a José Luis Perales.



Tomoaki Kitahara, de la escuela de José Manuel Soto. Promete una revolución en el gobierno municipal de confianza y responsabilidad.


Hideo Furukawa, llamado el niño de Ôta (33 años). De la escuela de Juanito Valderrama, le obligaron a quitarse el sombrero cordobés para la foto.



Santoku Takase, pentacampeón mundial en el concurso internacional de flamenco de Jerez de la Frontera. Traductor al japonés de varios libros de Francisco Umbral.




Koichiro Tomari, el mejor intérprete de los temas de El Fary en tierras niponas.




Jirô Kase, compositor e intérprete de copla.


Reiji Sano, canta como nadie a José Luis Rodríguez "El puma".


Yoshimitsu Kuronuma, ferviente admirador de cuando Peter Falk interpretaba a Colombo.



Yasumasa Kawakami y Kenji Himeji recuperan la estética de Bartolo, el famoso personaje de Cruz y Raya.




Por último, Kazuyuki Raijû no quiere olvidarse del entrañable Lauren Postigo. 

martes, abril 26, 2011

Carteles electorales

Hace tiempo que (no escribo nada y por lo tanto) no les ponía una de esas selecciones de los mejores carteles electorales japoneses que tanto aprecian. Los comentarios son exclusivamente estéticos, sin entrar a valorar programas políticos.

El primer grupo quiero que sirva para dar ánimos a todos aquellos que sueñan con dedicarse profesionalmente a la política, pero creen que para ello son necesarias cosas como dinero, una buena presentación, dinero, un equipo que te apoye, dinero... ¡Nada más lejos de la realidad!


En primer lugar déjenme presentarles a Kazuo Hosono, con el lema "Por una ciudad con futuro, por una ciudad para los niños". Hay que ser un gran político y tener mucho carácter para hacerse una fotografía oficial con el jersey viejo de estar en casa y sin afeitar.



En segundo lugar, Takeshi Sugita, que aboga por un "Nuevo Japón", nos demuestra que es perfectamente posible hacer un cartel electoral utilizando el Word97 y la foto del pasaporte. (Imagino que cuando se presento a delegado de la clase en su época de estudiante de primaria usaría el mismo diseño, pero esta vez elaborado todo con un rotulador de punta fina, una regla, tijeras y una barra de pegamento Imedio).




Si aún así piensan, como yo, que es complicarse mucho la vida, vean lo que Hideaki Ôshima ha conseguido con un paquete de folios y la fotocopiadora. Pueden recortar la foto y hacerse un escapulario.



Y si a pesar de todo, les parece que es un derroche de ideas, Daisuke Tanaka lo ha conseguido recurriendo al minimalismo más absoluto. Su nombre en letras grandes (aquí utiliza el tamaño por contraposición, quiere expresar humildad) y el lema al costado.


Dentro de poco, más.