martes, julio 31, 2007

Entropía

El sábado por la mañana, me acerqué a una tienda de Shibuya que tenía anunciado un fin de semana de importantes descuentos en sus productos de la planta baja. Por supuesto, para poder conseguir algo interesante acudí a primera hora de la mañana, y, como después tenía que tocar, lo hice acompañándome del acordeón.

Tras abrir la tienda, sin tiempo para coger el ascensor, bajé por las breves escaleras y aparqué el instrumento a su lado, en un lugar en el que consideré no iba a estorbar a nadie. Una vez realizadas mis compras y con la tienda abarrotada de gente, me dispuse a salir para ir a trabajar, mas cuando me acerqué a las escaleras un empleado me dijo que por favor utilizase el ascensor para salir. Le indiqué que tenía que coger mis bultos, a lo que no puso, lógicamente, ningún impedimento. Una vez armado con el acordeón me di cuenta de que llegar hasta el ascensor (en la otra punta de la tienda) me iba a costar lo suyo, iba a molestar a todo el mundo (pasillos estrechos y una multitud que haría empequeñecer a la marabunta) y me iba a granjear, indudablemente, cientos de enemistades.

Así que, ignorante de mí, le pregunté si no podría subir por la escalera. Primeramente, pensativo me respondió que es que se había establecido así la norma. Sin embargo tuve suerte, una mirada cínica, un gesto hacia el acordeón y otro hacia la sala le hablandaron el corazón y me dio su permiso (no muy convencido) para utilizar las escaleras (sabe Buda que yo prefiero el sistema mecánico, pero, cuando no se puede, no se puede, y además es imposible).

¿Y saben qué pasó? Nada. ¿Cuál era el problema? Ninguno. No había nadie arriba ni parecía que se fuera a formar un atasco... Los japoneses tienen tal confianza en su sistema de toma de decisiones que no se atreven a dejar paso a la improvisación, ni siquiera a la más necesaria o lógica. Y lo peor es que para esa norma, seguramente habían mantenido, mínimo, un par de reuniones. Entropía, entropía...

domingo, julio 22, 2007

Viaje a Osaka y Nagoya

Hace cosa de un mes, Jorge, Amadeu, Luis Octavio y yo nos fuimos madrugando mucho hasta Osaka para actuar en un evento que tuvo lugar en el Hotel Imperial. Desaortunadamente, sólo pudimos visitar la estación, el susodicho hotel y dos de los taxis de la ciudad. El primero era un monovolumen para unos 8 pasajeros, al que recuerdo saludé con un cabezazo en en dintel de la puerta (les recomiendo dar la mano o un par de besos, como alternativa más educada y menos dolorosa).














El taxi de vuelta contaba con un conductor que nos iba comentando los lugares por los que pasábamos, mientras jugábamos a mezclar canciones de la tuna con palabras japonesas (samuray ay ay aaay, canta y no llooooreeees...).

Eso sí, como pueden ver en la foto inferior, todos los taxis están de oferta. Si la carrera excede los 5000 yenes, mitad de precio (por supuesto, el resto, no el total, sería curioso que la carrera más larga posible fuera exactamente de 4999 yenes, como si de una vulgar propaganda de supermercado se tratase).














Al acabar la función, fuimos a cenar al restaurante Dalí, sin duda el mejor establecimiento de comida española que hay en Nagoya, que regenta Pedro. Por supuesto, nos trató de manera exquisita. Si van por allí, acérquense a saludarlo. En la foto, Amadeu, Pedro, el que les predica y Luis Octavio.














Aquí les dejo prueba fehaciente de la manera en la que nos agasajó. Y esto sólo fue una mínima parte, de tal manera que la cosa se prolongó hasta la mañana siguiente.


















Y para mayor alegría de la noche, pude compartir mesa con Kan Takahama, a la que hacía tiempo que no veía y con la que fue un auténtico placer conversar.

(Las fotos son de Luis Octavio, excepto la tercera que es de Jorge).

sábado, julio 14, 2007

29 - 7 Cora Musica

El domingo 27 tenemos nueva edición de Cora Musica, esta vez en Romarakuda (Higashi -Nakano). Ya les he contado muchas veces que es son fiestas muy divertidas. No se la pierdan, quedan las últimas entradas.

viernes, julio 13, 2007

Pasillos televisivos

Aquí les dejo unas fotos que nos hicimos ayer después de grabar el programa de español en NHK. Begoña Villamarín, Mari Sekine, Miguel Ángel Ibáñez (el que les predica) y Teruko Kasutani, las caras de la parte gramatical.

De fondo, pueden contemplar un auténtico pasillo de los estudios de televisión y una de las pizarras en la que se escribe con rotulador (dibujos humorísticos aparte) el horario que se espera seguir en el rodaje.
















miércoles, julio 11, 2007

Juana

Una alumna mía tenía decorando su agenda esta estampita publicitaria de Juana de Arco, una marca argentina de ropa interior, segun dijo.




















Y aunque no me supieron contestar a ¿esta imagen, realmente qué es?, resulta tan evidentemente sexual, que le tuve que hacer una foto y publicarla aquí.

viernes, julio 06, 2007

Viva vivir

Aquí les dejo un par de fotos de la actuación de ayer. En la primera, tienen a la banda, Sugi, Jun, el que les predica y Jindai, aunque más tarde pudimos contar con la presencia del gran percusionista Popo Shibuya.















Y aquí me tienen estrenando Viva vivir, que cosechó bastantes buenas críticas entre el público. Así que me alegró la noche.




















Muchas gracias a los que vinisteis.

miércoles, julio 04, 2007

Más bossa ボサボサボッサノバ

Mañana jueves, volvemos a tocar bossanova en Mugen, Sangenjaya, a eso de las siete y media de la tarde. Durante el evento, estrenaré Viva vivir, uno de los nuevos temas de La resaca de un amor.

Les espero.

martes, julio 03, 2007

Sospechoso

Ayer cuando volvía a casa sobre las doce de la noche me encontré con una inusual actividad policial en una calle a medio camino. Sin darle mayor importancia, continué mi camino hacia mi añorada cama. No puedo decir que me pillara por sorpresa el que, 300 metros más adelante, un coche patrulla se detuviera frente a mí. Querrán comprar una lata de té en la máquina, pensé; Pero, cómo no, me dirigieron la palabra: ¿Es usted extranjero? ¿Habla usted japonés? ¿De dónde viene? ¿Me puede dejar su carné de extranjero? Yo pensé que se estaban equivocando, que esta vez no llevaba bicicleta, pero nada.

Resultó ser que se había producido un atraco en las proximidades a manos de un extranjero que llevaba camiseta negra (adivinen de qué color era la mía). Cuando vieron que yo era un buen chico, me dejaron marchar, rogándome que tuviera cuidado, que podría ser peligroso. Habrían quedado como auténticos caballeros si me hubieran escoltado hasta la puerta, pero no, señor, ande usted solo.

El resto del trayecto estuvo marcado por la intranquilidad, ya no tanto por el enemigo público número uno que recorría las calles en camiseta negra, sino porque había luna llena, un poco de niebla (que hacía que las luces de las farolas crearan una atmósfera de lo más inquietante), un gato recién atropellado en el paso de peatones (¿algún extranjero?)... todo ello sumado a mi probervial buena suerte, me hizo aligerar el paso, aunque me cuidé muy mucho de no acelerarlo demasiado para no levantar sospechas de la policía.

Ya saben que la vida es extraña.

lunes, julio 02, 2007

Micko tinto

Ayer estuve grabando una presentación de la ciudad de Higashi-Kurume para el programa Tokyo Eye, del canal internacional de NHK. Fue bastante divertido: me bañé en el río, entrevisté a unos niños y a un agricultor aficionado, anduve por el bosque y compré unas ricas hortalizas (fueron mi cena) entre otras cosas. A pesar de ser época de lluvia, desde las 10 de la mañana hizo un sol de justicia (por lo menos hay justicia en el Sol), y ahora estoy tan rojo que parezco abrumado por la vergüenza (ya saben que no es así, la virginidad y la vergüenza sólo sirven para perderlas, que decía un familiar).

Lo más interesante es que con apenas 6000 yenes al año, el Ayuntamiento te alquila un pequeño huerto para que cultives tus propias verduras y hortalizas. Los fertilizantes y pesticidas químicos están prohíbidos. Todo suena de lo más apetecible (cuando hayan visto y probado esas verduras....), lástima que me queda un poco lejos de casa (por no subrayar mi legendaria torpeza para los trabajos manuales), lo que me echa un poco para atrás. Me gustaría plantar unas acelgas... ¿ustedes se animan?