miércoles, febrero 28, 2007

El caballo blanco de Santiago

En un edificio de cinco alturas, terminadas mis labores en la planta cuarta, me dirijo al ascensor junto a un pequeño grupo de gente que tenemos en común la intención de volver (cada uno) a (su) casa. Por alguna razón misteriosa, al ascensor le da por visitar la quinta y (recuerden) última planta antes de escupirnos a la calle. Al abrirse las puertas, vemos a un señor esperando que nos pregunta muy educadamente "¿Éste ascensor va de bajada?". Afortunadamente, otra persona se encargó de responder.

martes, febrero 27, 2007

Telepredicando en el desierto

Quiero anunciarles que desde abril de 2007 me tendrán como presentador del programa de español de NHK, la televisión pública japonesa, junto a Teruko Kasutani, Begoña Villamarín y Mari Sekine, y Jorge Díaz y Loli en la sección de cocina. Un equipo de auténtico lujo.

La verdad es que nunca pensé que me fuera a convertir en un auténtico telepredicador. Como ya hemos comenzado con las grabaciones, les puedo decir que va a ser un programa muy divertido. Vayan comprando sus parabólicas y sintonizando NHK 3... Como siempre, será los jueves a las 23:30 y la reposición los martes a las 06:00. Veinticinco minutos para repasar su español. Prometo dar más información en cuanto me lo permitan.

sábado, febrero 24, 2007

Pagar por correr

El pasado domingo, día 18, a pesar de que caía una ligera lluvia (probablemente culpa mía) se celebró la Maratón de Tokio en la ciudad del mismo nombre. Contó con la participación de 300.000 valientes, aunque lo habían solicidado el triple de personas y se hizo un sorteo informatizado para elegir a los agraciados. Aunque no sé si lo fueron tanto, ya que la cuota de inscripción era de 10.000 yenes por barba. Eso sí, a mitad de trayecto te ofrecían un plátano para reponer fuerzas. No debía de haber bastantes, porque la falta de comida y de baños y la dificultad para recuperar tus pertenencias en la llegada fueron las críticas más comunes. La victoria fue para un corredor keniata que lleva muchos años viviendo en Japón.

La pregunta es: ¿cuántos de ustedes pagarían por correr?

Entre viñetas

Esta tarde he asistido en Flaneur a la proyección de la película "Mi noche con Maud", del director frances Eric Rohmer, seguida de un coloquio con Frédéric Boilet. La Nouvelle vage y la Nouvelle manga se tocan, lo que ha dado pie a un interesante discurso sobre lo cotidiano y el arte. La película (en francés con subtítulos en japonés) es, básicamente, una brutal reflexión sobre el amor. Durante el intermedio, nos han servido una copa de vino caliente con canela o zumo de naranja, a elegir. El vino estaba riquísimo.

Al terminar, he vuelto a tener la suerte de compartir mesa en una taberna con Frédéric, la maravillosa Aurélia Aurita, Little Fish, Hideji Oda y Martin. Una noche inolvidable con amigos de verdad, no se puede estar mejor acompañado dentro de una viñeta. Sólo había una silla vacía.

viernes, febrero 23, 2007

El espejo invisible

Como bien decía Alejandro Jodorowsky en La danza de la realidad en el capítulo del príncipe chino, lo único que puede ayudarnos a conocernos a nosotros mismos es ponernos frente a algo nuevo e inesperado. Esa falta de patrones de comportamiento, de reacciones aprendidas hace que, con nuestra mente en blanco, tengamos que actuar desde las entrañas de nuestro ¿verdadero? yo. Lo que necesariamente es un acto creativo y, por lo tanto, artístico, de mayor o menor calidad, según cada uno.
Y es que resulta curioso ver como precisamente es en lo ajeno en lo que podemos reconocernos, en algo que no es nosotros, y cómo funciona también para conocer a los demás. Es un espejo invisible de reflejo perfecto porque siempre está limpio y que siempre nos dice quién es la más bella del reino.
Busquen lo inesperado, siempre les va a encontrar.