martes, marzo 13, 2007

Elefantes

Recientemente, me han venido dos cosas a la memoria, el famoso dicho aquel de que la pluma es más fuerte que la espada y la imagen de Dumbo, el elefante volador, que, de una manera un poco retorcida viene a darle otra vuelta de tuerca a la frase. La ligerísima pluma que le permitía volar al pesado elefante orejudo no era más que placebo (además, un elefante blandiendo una espada con su trompa en pleno vuelo y moviendo las orejas, cosa harto difícil, es una imagen que me puede perseguir durante años en mis peores pesadillas). Siempre me ha parecido curioso cómo algo completamente inútil, falso, espurio, una trampa sagrada, que diría Jodorowsky, es capaz de provocarnos una respuesta muchas veces milagrosa.

Porque si el solipsismo tiene razón, y la realidad se reduce a las percepciones que tiene nuestro cerebro, todo sería autoprovocado. La famosa escena de las pastillas de Matrix... perfectamente podían haber sido lacasitos, emanems, una mentira que se derrite en cuanto cambia de la mano a la boca; y, sin embargo, da pie a toda la historia. Como canta Kevin Johansen en Timing, "If you want to never know, just never know" (Si no quieres saber, pues no sepas). Imaginen la manzana de Adán y Eva, puro placebo; la evolución de mono a hombre debida a un engaño frutal. Triste ironía la importancia de la vacuidad del símbolo, la incapacidad de acceder directamente al botón de las maravillas. Cómo, a veces, se parece a la verdad una buena mentira. O, por otro lado, la frase Zen "Shiki soku ze kû, kû soku ze shiki", los fenómenos son el vacío, pero el vacío también son los fenómenos.

Porque ¿cómo pueden balancearse si no tantos elefantes sobre la tela de una araña?

2 comentarios:

Sanman dijo...

Pequeña puntualización, mi pequeño elefante. ;)
No sería "Si quieres no saber, pues no sepas"? (o es exactamente lo mismo?).

Por otra parte, me ha gustado mucho el texto ^_^

Paco dijo...

Miguel, a la vista de tu post, van un par de cosas muy brevemente:

a) Me alegra saber que estás alegre por allí y que lo profesional va viento en popa.

b) Deja de fumar eso, sea lo que sea, bajo cuyo influjo has escrito los últimos post. Mi mermada capacidad intelectivo-volitiva ya no da para seguir textos tan profundos.
Shiki-soku-ze-ku? Venga ya...