jueves, julio 28, 2005

El día de la anguila

Para recuperar la energía perdida por los calores veraniegos no hay nada como comer anguila, dicen los japoneses. Sea verdad o mentira, es un manjar exquisito donde los haya, y huelga decir que me alegra verlo sobre la mesa tantas veces como sea posible.

Todo esto viene a que, en una jornada laborable como la de hoy, se celebra el día de la anguila: fecha especialmente señalada para degustar este pescado que, sospecho, instituyeron los pescateros, porque no vean ustedes la diferencia de precio, mientras que el sabor permanece constante.

Yo que, por lo general, soy más amante del dinero que de la tradición (y más si se trata de una tan poco tradicional), lo he dejado para otro día.

miércoles, julio 27, 2005

La maldita cigarra

Si hay algo que de verdad caracteriza los veranos japoneses es el melodioso canto de las cigarras. El año pasado me dieron el veranito desde el jardín, pero éste parece que están más contenidas. O peor, que están esperando mi menor descuido para poner en marcha algún plan secreto.

Porque el canto de la cigarra poco tiene que ver con el alegre chirrío del grillo; más bien, es como un constante zumbido. Y ahí esté el problema, ¿qué onomatopeya le correspondería? Les agradeceré sus sugerencias. En Japón utilizan Miiiiin o Jiiii, en función del tipo de cigarra, porque cada una canta diferente y todas tienen onomatopeya propia. Pero, tal vez, escrito sea difícil de comprender.

Les dejo un enlace a una página (en japonés) con grabaciones de diferentes cigarras, vayan haciendo click en el cuadro y me cuentan. Les aseguro que es apasionante.

Menos mal que yo, cuando estoy en celo, no hago lo mismo.

martes, julio 26, 2005

Hala, Madrid

Seguro que sabrán por los telediarios españoles que el Real Madrid perdió, nada menos que 3 a 0, contra el Tokyo Verdi. Pero no se crean que los japoneses están contentos porque haya ganado su equipo, todo lo contrario, esperaban con ilusión una aplastante victoria madridista, un espectáculo de goles, malabarismos y buen balompié, ausente, como tantas veces, en este partido amistoso.

Habría que ver lo que dirían en el caso contrario.

Fiestas de barrio

El sábado se celebró un festival de baile Bon en Kiyose (a 5 minutos andando desde mi casa). En realidad, es un baile típico de la fiesta de Obon que, aunque depende del lugar tiene lugar en distintas fechas, toca dentro de 15 días, lo que no sirvió de impedimento para la fiesta.

El baile tiene movimientos suaves y tranquilos, por lo que es muy apreciado por la gente mayor. Pero el acompañamiento (voz, shamisen y percusión) tiene un ritmo endiablado. Aunque son muy parecidas, cada pieza tiene gestos propios, por lo que hay que aprender a bailarlas una a una. Son, en su mayoría, canciones tradicionales, con gestos que hacen referencia a la letra, pero no se dejan de escribir nuevas canciones, así que personajes de manga como Arare de Doctor Slump o Patariro también tienen la suya.




















Aquí pueden ver a las señoras del barrio vestidas con Yukata (una especie de kimono de verano) bailando alrededor del escenario. En la primera planta están las encargadas de dirigir el baile y, en la segunda, los percusionistas (la voz y el shamisen iban grabados).

Parece divertido de bailar, pero me falta formación, así que para la próxima vez.
















En el intermedio actuó un grupo de Taiko (tambores japoneses). Me gustan bastante este tipo de agrupaciones, ya que las obras están muy bien pensadas y la mezcla de ritmos es fascinante. Por no decirles que, tienen pequeñas coreografías relacionadas directamente con el toque. Me puede la nostalgia de tantos años tocando el tambor en la Semana Santa de La puebla de Híjar.















Tampoco podían faltar los puestos de comida y bebida: yaki soba, salchichas, granizados, refrescos y el vendedor de obleas que, cual barquillero de Madrid, tenía una ruleta que decidía el número de obleas que te llevabas por 200 yenes. Me tocaron 12 si tienen curiosidad, y las acompañe de crema pastelera (había chocolate, leche, fresa, etc. para elegir), de la que puso un pegote en la primera oblea para ir untando en ella las demas. Muy rico.

sábado, julio 23, 2005

En honor a San Vito

Esta tarde se ha producido un terromoto de intensidad 5 en la escala japonesa con epicentro en la provincia de Tokio. Pero yo no me he dado cuenta. Aquí los conductores de tren hablan mucho, dando información sobre las paradas, recordando las normas de uso, etc. y no se les suele hacer caso, así que cuando a lo largo de uno de sus discursos he oído la palabra "terremoto" me ha extrañado y me he dicho "no puede ser, lo habré entendido mal o habrá sido en la otra punta de Japón", porque no he notado absolutamente nada y el resto de la gente tampoco ha reaccionado. Y eso que suelo ser bastante sensible a los temblores. Pero cuando he visto que mi movil no tenía cobertura y que el tren se ha parado unos minutos (en mi caso, en otras líneas ha habido cortes largos e incluso suspensiones del servicio) he considerado la posibilidad de que hubiese ocurrido algo.

No ha habido daños materiales ni personales que lamentar. En la tele han salido imágenes de libros cayendo al suelo en un centro comercial y algunos comentarios de los transeuntes. Por lo demás, todo sigue igual y como diría Santa Teresa: "Tiemblo porque no tiemblo".

Señor conductor toque el piiiitooo

Acabo de ver por la tele que en Hokkaido hay construido un tramo de carretera musical donde una serie de rayas estratégicamente colocadas hacen que, al rozar con los neumáticos del coche, suene una famosa melodía. No se trata de alta fidelidad, pero suena bastante bien, e incluso puede servir de indicación de que estás corriendo demasiado.

Se podrían financiar las autopistas a base de bandas sonoras de anuncios: la curva del Cola-Cao, el cambio de rasante de Coca Cola, la recta de Ponent Mon...

jueves, julio 21, 2005

Operación Chuleta de Ternera

En realidad, se ha llamado Gran Operación de Tirar Agua y ha tenido lugar en Shimbashi, pero no he podido resistirme a homenajear la época en la que Jean Reno aún hacía películas visibles.

No ha sido más que lo que siempre se ha llamado en España "refrescar la calle", es decir, echar agua al suelo para bajar el calor, para lo que se han prestado a colaborar unos cuantos ciudadanos dentro de un ambiente festivo. Y lo han conseguido, porque con instrumentos de medición han comprobado que la temperatura pasaba de 30.5º a 29º. No se trata de que hayan (re)inventado la pólvora en Japón, que imagino que el truco ya tendrá varios años también en el país del Sol naciente, sino más bien habrá sido una propuesta de concienciación. Ya saben que los japoneses se duchan a diario antes de ir a dormir, y acto seguido, ya limpios, se meten en la bañera, llena de un agua que aprovechará toda la familia por turnos. Lo que se ha pedido ha sido que que se emplee el agua sobrente para refrescar la calle al día siguiente, lo cual me parece una buena idea.

Como en las fiestas veraniegas españolas, donde la multitud grita: "Agua, agua".

miércoles, julio 20, 2005

Adivinanza

A ver si adivinan qué tiene forma cúbica, de color verde por fuera, rojo por dentro, está en la sección de fruta de mi supermercado, es una sandía, cuesta 10.000 yenes y no sirve para comer.

Efectivamente, lo han adivinado: Una sandía cúbica que cuesta 10.000 yenes y no vale para comer. Lo pone en la etiqueta, "no está muy buena".















La sandía naranja, más de lo mismo.




















¿Les apetece una para adornar su hogar?

lunes, julio 18, 2005

Pez vudú

Hoy es festivo en Japón ya que se celebra el día mar. Y aprovecho la situación para comentarles el nuevo sistema que se utiliza, según me dijo un compañero de trabajo, para traer el pescado fresco a la costa. Es necesario que llegue vivo y que sea sacrificado en tierra firme. Hasta el momento, se utilizaban cisternas donde los peces nadaban a sus anchas -o a sus estrechas, sospecho-.

Pues bien, para aprovechar el espacio, me dicen que se usa una técnica que bien puede ser acupuntura o vudú, consistente en clavarles a los peces una pequeña aguja en un punto clave, lo que los deja inmóviles, en una especie de estado de animación suspendida que permite apilarlos en la cisterna. Al llegar a su -nunca mejor dicho- destino, se les extrae la agujita y el pez revive, aunque sólo sea por un breve espacio de tiempo.

Yo me pregunto, ¿de ser esto cierto, se puede practicar con personas? Podría ser muy útil en ciertas ocasiones...

jueves, julio 14, 2005

Lucha política














Permítanme presentarles a The Great Sasuke, luchador en activo y diputado del Gobierno de la Prefectura de Iwate por el Jiyûtô (Partido de la Libertad). No es el único luchador-político que hay en Japón, pero sí el único que no se desprende nunca de su máscara y, en su día, se debatió si se le debía permitir acudir al congreso con ella u obligarle a quitársela cuando desarrollase sus funciones de político. Consiguió el permiso argumentando que los electores le habían votado con máscara y que por ello debía seguir llevándola.

Ahora está siendo investigado por presunta malversación de fondos públicos que podría haber usado para viajar hasta el lugar donde iba a luchar (deportivamente, se entiende). Él se defiende diciendo que, aquel día, inspeccionó como diputado tres estaciones de tren que casualmente estaban cerca de donde iba a luchar, pero que el coste del trayecto desde la última estación al lugar del evento lo pagó de su bolsillo.

¿Se lo imaginan en España?

martes, julio 12, 2005

Todo es relativo

"El día que yo nací, mi madre no estaba en casa", decía mi admirado Miguel Gila. Y no se crean que va a ser algo tan extraño, a tenor de lo que afirman en Japón, todo el mundo está de acuerdo en que el tiempo del embarazo humano es de 10 meses y 10 días. Y nosotros, hala, naciendo deprisa y corriendo a los 9, sin ver si está mamá en casa.

En internet he encontrado esto en www.gineconet.com/articulos/701.htm:

Un embarazo humano se desarrolla normalmente a lo largo de 10 meses lunares, esto es de unas 40 semanas, incluyendo las dos previas a la ovulación. Desde el momento que el óvulo es fecundado transcurrirán unos 266 días hasta el parto. Por supuesto que esto es variable, pues algunos embarazos se extenderán por 38 semanas e incluso por 42.

Si algún médico nos puede aclarar este enigma, se lo agradecería mucho. Por si lo estamos haciendo mal, vaya.

Me hago monje

Hace no mucho tiempo, la gente de Abadía digital me preguntó si les dejaba reproducir en su web, debidamente acreditados, algunos de mis escritos en este blog. Como les dije que sí, acaba de aparecer el primero, Bombón, en www.abadiadigital.com/noticia808.html.

Así que ya saben, además de en el desierto, me tienen predicando en la Abadía.

lunes, julio 11, 2005

Vivan los novios

Ayer se celebró en el Hotel Pan Pacific en Minatomirai, Yokohama (prefectura de Kanagawa) una feria de bodas. Todos las parejas interesadas en casarse en el hotel veían las diferentes posibilidades que éste ofrecía: vestidos de novia, decoración de los salones, tartas nupciales, menús, reportajes, etc.

Servidor estuvo actuando, como es habitual, junto al cantante Pascal Venturelli, repasando lo más granado de la chanson francesa, mientras recorríamos el hotel junto a una pareja de novios de pega.

Cinco pases de media hora. Empezamos a las 10 con reunión informativa y acabamos a las 6 de la tarde pasadas. La organización exigía esmoquin (que aquí llaman tuxedo, como los americanos), así que me prestaron uno y ahí estaba yo, hecho todo un Humphrey Bogart. Mola. Pero acabé tan cansado que creo que he vuelto a perder el kilito que había recuperado. Ya les diré.

Hala, maño

El sábado fui invitado a una recepción en la Embajada de España ofrecida a todos los aragoneses residentes en Japón con motivo de la visita de tres consejeros del Gobierno de Aragón. Debo confesarles que yo fui, principalmente, a comer. La idea era, tras saludar a Julio y a su mujer -diplomáticos amigos y amigos diplomáticos- pasar la velada entre la barra y las mesitas, ya saben: jamón, vino aragonés, salmón, un cocinero preparando sushi a tu orden, delicatessen varias y exquisitos postres (diferentes tartas y macedonia de frutas de calidad suprema).

Al final, acabamos hablando con varia gente, amigos de Paco Barberán, personal del cuerpo diplomático, del Gobierno de Aragón, e incluso un consejero vino a saludarnos. Desconozco su gestión política, pero parecía una persona agradable.

No hay nada como ser emigrante para que tu propio gobierno te invite a comer.

Bombón

Hoy vamos a hablar de gastronomía, pero de la que te revuelve el estómago. Ayer se desactivó en la ciudad de Nishitôkyô, muy cerca de aquí, la bomba más grande que quedaba sin explotar desde la Segunda Guerra Mundial, 60 cm de diámetro, 180 de largo y una tonelada de peso. 7000 personas fueron desplazadas durante el tiempo que duró la operación.

Tras sesenta años escondida en el campo de la familia Hôya (un lugar estratégico, sin duda, para liberar el mundo de la tiranía), las Fuerzas de Autodefensa de Japón (no se rían -o sí-, se llaman de este modo) procedieron a desactivarla. La familia tenía conocimiento de que tres bombas habían caído en su campo durante la guerra, y que sólo dos habían sido retiradas por el ejército americano tras el final de la contienda, ya que la tercera estaba demasiado escondida y, parece ser, que no merecía la pena esforzarse en recuperarla.

Kichi Hôya, de 84 años, no había cejado en su empeño de dar con ella durante todo este tiempo; quería, antes de morir, encontrarla, sentía que era su responsabilidad (fíjense) eliminar toda posibilidad de que explotara y contaminase el agua del pozo que usan para regar ella y sus vecinos. Ni corta, ni perezosa, pagó de su bolsillo (se ve que el presupuesto estadounidense no da para tanto) a una empresa para que descubriera dónde se escondía.

Para más inri (ya saben, "aquí yace el rey de los judíos"), hoy llega a Japón en visita oficial Condolezza Rice. Todo serán aplausos, sonrisas y le darán una fiesta. Y eso que, en Japón, de sobra saben cómo dominar el arroz con sólo dos palillos.

viernes, julio 08, 2005

Los 530 Budas de Kawagoe

Uno de estos días, mientras yo ganaba el pan con el sudor de mi frente, Shizuka se fue con Jorge, que nos visitaba, de excursión a Kawagoe. Una ciudad no demasiado lejana, situada al final de la línea de tren Seibu Shinjuku.

Allí se puede contemplar, entre otras cosas, un templo que tiene 530 estatuas de Buda en las más insospechadas situaciones. Viéndolas, me apetece ir; algún día les haré un reportaje exclusivo. A ver si puedo fotografiar los 530.


Foto: Jorge Biarge

Shizuka comentó que éste se parecía a Charles Xavier.

Foto: Jorge Biarge

Foto: Jorge Biarge

Foto: Jorge Biarge

Éste está llamando a comer a los monjes, golpeando el mokugyô (literalmente, pez de madera).

Foto: Shizuka Shimoyama

Foto: Shizuka Shimoyama

Foto: Shizuka Shimoyama

Foto: Shizuka Shimoyama

Si no saben dónde matar la tarde, una visita a Kawagoe. Y si los Budas les hacen meditar, mejor.

jueves, julio 07, 2005

A Japón con una media

Todos los japoneses me preguntan incansables: "¿Sabes qué día es hoy?", a lo que les respondo: "Sí, San Fermín". Seguidamente, procede una explicación de los encierros (lo mío es encerrona, que es distinto). Resulta que hoy en Japón se celebra el Tanabata, como todos los años. Cosa que ya sabía antes de salir de España, por no decir que llevo aquí -y bien que lo saben- más de un año, lo que me hace horrorizarme ante la perspectiva de ser preguntado lo mismo todos y cada uno de los años que pase en Japón.

El Tanabata es una fiesta de origen chino que, curiosamente, sólo se celebra en Japón y Corea y que se basa en una antigua leyenda. Cuenta ésta que la princesa tejedora se enamoró de un pastor de ovejas. Su padre (el de ella) accedió al matrimonio, pero al ver que tras casarse tenían abandonadas sus labores, decidió separarlos. Templado por la pena, les permitió verse un único día al año, el 7 de julio (en otros sitios de Japón es el 7 de agosto), cuando una bandada de pájaros forma un puente con sus alas para que se puedan reunir. Princesa y Pastor hacen referencia a dos estrellas que sólo brillan juntas esta noche; si el cielo está nublado, se considera que los amantes no se ven y deben esperar otro año; poca broma , porque estamos en plena época de lluvia.

Es típico escribir un deseo en un trozo de papel y colgarlo en una rama de bambú (en su defecto, vale cualquier planta, por lo menos en mi caso). Prueben a ver si tienen suerte y me cuentan.

miércoles, julio 06, 2005

¿Cómo están usteeedeeeeees...?

Impresionado me tienen las vecinitas. El juguete más popular entre las niñas de 9 y 12 años que viven en mi edificio y juegan en mi patio (léase en el edificio donde también yo vivo, y el patio que éste contiene) parece ser el monociclo. No hay quien que no tenga uno, y lo manejan bastante bien. Los chicos prefieren un bate de béisbol o, directamente, son más torpes.

Cuando todo el mundo se tira de los pelos porque los niños sólo juegan a la videoconsola, sepan que siguen bajando al patio siempre que pueden, que todavía crían esos repugnantillos escarabajos ciervo, se suben a los árboles, se pelan las rodillas y conservan las palabras mágicas "Se lo diré a mamá". Y, además, tienen el monociclo (sin ruedecitas quitamiedos, por supuesto). No está mal que vayan practicando el hacer equilibrios. Por lo que les tocará, digo...

martes, julio 05, 2005

Correos (mientras se pueda)

Seguimos hoy con la vena política, ya que el parlamento de Japón ha aprobado la ley por la que se pretende privatizar el servicio de correos, una medida nada popular. Tanto es así que incluso cuenta con la oposición de gran número de diputados del Jimintô, el partido en el gobierno. Sin embargo, la ley ha salido adelante sólo por 5 votos de diferencia, lo cual ha hecho que la oposición se lo tomase casi como una victoria. Pírrica, en todo caso, pero....

Se avecina ahora un verano calentito en el senado, y habrá que ver si la Cámara Alta da luz verde al proyecto. Por ahora seguirá ocupando telediarios y primeras páginas de los periódicos.

Les seguiré informando.

lunes, julio 04, 2005

And the winner is...

Les prometí los resultados de las elecciones de ayer, y aquí los tienen:

El índice de participación fue del 43.99% de los japoneses llamados a votar (llamados por Papaya Suzuki, entre otros...). Como ven, depositar el voto no es algo que apasione a los nipones.

Jimintô (el PP japonés, actualmente en el gobierno provincial y nacional) obtuvo 48 escaños (51 hace 4 años). Aún le quedan 48 por perder.

Minishutô (digamos que el PSOE japonés) obtuvo 35 escaños (19 hace 4 años). Una subida espectacular.

Kômeitô (vendría a ser la rama política de una secta que podríamos denominar el Opus budista) obtuvo 23 escaños (21 hace 4 años). Pacta con el Jimintô y gobiernan juntos.

Kyôzantô (el partido comunista) obtuvo 13 escaños (15 hace 4 años).

Seikatsusha nettowa-ku (Red de la gente) obtuvo 3 escaños (6 hace 4 años). Desconozco totalmente este partido.

Los candidatos independientes obtuvieron 4 escaños y un partido minoritario (del que no he encontrado el nombre aún) 1, exactamente igual que hace 4 años.

Respecto a mi ciudad, Higashikurume, decirles que elegía junto a la vecina Kiyose, 2 escaños. Recordarán a los candidatos de los carteles electorales que les mostré tiempo ha. Los agraciados fueron, según el número de votos, Tarô Yamashita, del Minishutô, y Zenji Nojima, del Jimintô, mientras que Sigenobu Shinohara, del Partido Comunista, se tuvo que quedar fuera.


domingo, julio 03, 2005

¡A mí la ONU!

Japón es otro de esos países que no tiene carné de identidad, así que identificarse es todo un problema si no se tiene pasaporte o permiso de conducir. Eso sí, los extranjeros tenemos uno muy bonito (ahora, blanco; antes, rosa) con hologramas y todo.

Todo esto viene a colación porque hoy ha habido, como ya les comenté, votaciones al Concejo de Tokio. Así que he acompañado a mi mujer a ejercer su derecho al voto (a mí, misteriosamente, me lo han impedido...) para curiosear cómo son los plebiscitos en un lugar como Japón. Y yo pido a la comunidad internacional que envíe observadores, sean de la ONU, de los buscadores de pájaros o de los peep-shows de carretera, porque esto es un cachondeo.

Se recibe por correo un resguardo con tu nombre y un código de barras. Llevando eso, no tienes problema para votar (aunque sea el de tu vecina). A la entrada, hay una mesa con tres señores que pasan un lector por el código de barras y hacen una rayita roja en un recuadro. Acto seguido hay que dirigirse a otra mesa distinta, donde un solo señor, vuelve a leer el código de barras y a hacer una rayita roja en el recuadro adyacente para hacerte entrega de la papeleta electoral, que sale de una máquina. Una vez en posesión de la misma, uno se dirige a un mostrador con separadores para, privadamente, escribir a mano el nombre del candidato al que le das el voto. La urna es una opaca caja fuerte metálica cerrada a cal y canto que bien pudiera ser una trituradora de documentos por lo que yo sé.

Conociendo el caracter japonés, se ha de suponer que no habrá ningún problema o fraude, pero creo que esto comparte sistema con las escopetas de feria o la infalibilidad del Papa. Votar en Japón es cuestión de fe, esperanza y caridad.

Más tarde, los resultados.

viernes, julio 01, 2005

Cortesía

Siempre es de agradecer un detalle para con el usuario, aunque me parece ciertamente excesivo tener que llegar a estos extremos. En los servicios públicos y gratuitos que se hallan a la entrada del templo Meiji en el parque de Yoyogi está escrito (y fíesen de mí): "Gracias". Como si allí se mingitase agua bendita, vamos. Personalmente, hubiera puesto: "De nada", que queda más apropiado.



Toto es la marca, no el usuario favorito de los dueños.