martes, marzo 29, 2005

Bailar con la más fea




Richard Gere está actualmente promocionando en Japón su última película: "Shall we dance?" (¿Bailamos?). Curioso, pensando que es la versión americanizada de una comedia nipona que tuvo cierto éxito y de la que he oído hablar muy bien. Aunque triste resulta escuchar a varios de mis alumnos confesar que han visto la americana, pero no el producto patrio. Yo pienso huir de ella como de la peste, si se tercia, más deprisa.

Pero vean ustedes que Junichirô Koizumi, primer ministro japonés, ha recibido a Gere en su residencia, e incluso se ha marcado -tras serle preguntado "Shall we dance?", supongo- un bailecito (no ha ido más allá de la pose, y no ha terminado con beso, desafortunadamente. ¿Se imaginan la escena con Aznar, Fraga o Bush?). Koizumi es conocido como "el Richar Gere japonés", juzguen ustedes mismos la certeza de la frase. Yo quiero animarle, porque si Ronald Reagan, un mal actor, pudo llegar a mal presidente, ¿por qué no al revés?

A ver si Gere tiene suerte y pierde como yo esos diez kilos que le sobran (los años es más difícil). De un tiempo a esta parte, y aprovechando el tirón de la película, aparece en un anuncio de televisión promocionando un hotel en Tokio.

domingo, marzo 27, 2005

Sisí, molinera

La semana pasada tuvo lugar un acontecimiento muy especial, la petición de mano de la princesa Sayako, hija del emperador Akihito del trono del crisantemo ("flor de oro" en griego).


Un primo del novio, suerte de Marichalar nipón, fue el encargado de llevar a cabo tan importante misión. Por lo visto, es el familiar vivo más cercano; no sé si seguiría siendo el responsable si la situación fuera otra.

Una vez se presentó en el palacio con las tradicionales ofrendas (que incluyen un par de pescados -frescos- y telas de seda), éstas fueron recogidas por un grupo de funcionarios que las llevaron a presencia del Emperador. Este último dictó un mensaje para el primo que los mismos funcionarios se encargaron de transmitir. En total, en menos de media hora, ya estaba todo el pescado vendido, o mejor, regalado.

Sin embargo, hay una gran diferencia con España en este tipo de eventos. La ceremonia será extrictamente privada, y los medios de comunicación recibirán de fuentes oficiales unas breves imágenes de la misma. Felipe, Cristina y Elena nos podían haber ahorrado unos milloncejos y varios disgustos.

También les comenté hace algún tiempo que, una vez se formalice el matrimonio, la princesa pasará a formar parte de la familia del marido, por lo que perderá todas sus obligaciones y privilegios reales para convertirse, al contrario que en los cuentos, de princesa en molinera. Estará obligada a pagar impuestos y deberá solicitar audiencia para ver a su papá (lloren todos conmigo).

Si Sisí levantara la cabeza...

jueves, marzo 24, 2005

El hombre de la máscar(ill)a de tela

Me preguntaban más abajo por las mascarillas blancasque llevan los japoneses por la calle. No todos los que la llevan son cirujanos haciendo ostentación de su trabajo, y tampoco es por la contaminación (ése es Michael Jackson).

La mascarilla cumple una doble función. Prohíbe la exportación de virus cuando el portador está enfriado e impide la importación de polen si el portador es alérgico. Los más lanzados las utilizan los días de frío para mantener algo más caliente la cara.


Se cambian diariamente, son muy baratas y, por supuesto, blancas, excepto los modelos infantiles con personajes de dibujos animados.

Yo, que ya echaba de menos ser un chico malo, estoy preparando algunas para llevar con mensajes subersivos. Ya les contaré si la intención prospera.




La foto es, evidentemente, una exageración. Pero permítanme la broma.

La vuelta al Sol

Hoy que es el centenario de Verne, concluye mi último gran reto, para la eterna envidia de Mr. Phineas Fogg. Acabo de dar la vuelta al Sol en 365 días y sin moverme de Japón. Sin duda, toda una proeza.

A partir de hoy: Micko, año 2. (No, no les pido que cambien el calendario romano...



...todavía).

El vagón de los Marx

Ayer diron la noticia de que, debido a un corte eléctrico, varios trenes de la línea Keihin-Tohoku se quedaron detenidos en la vía en plena hora punta de la mañana. La mayoría se las apañaron para llegar a una estación, pero uno de ellos quedó inmovil a tan sólo 500 metros de la estación de Kamata.

En su interior, mil pasajeros quedaron atrapados durante dos horas y media en su interior. Les aseguro que a esas horas no cabe un alfiler ni en trozos, así que no creo que sea algo que recuerden con agrado. Los hemanos Marx estarían alucinados viendo cómo la realidad plagiaba uno de sus más famosos sketches, pero yo me pregunto por qué nadie rompió las ventanillas para escapar... o se decidió a imitar aquella otra escena en la que al grito de "Más madera, es la guerra", desmontaban un tren para seguir adelante...

miércoles, marzo 23, 2005

Al mal tiempo, buena cara

Qué gran refrán tenemos en la lengua española. Hoy nos ha hecho un día de perros, con abundante lluvia. Buenísimo para el campo, para reducir la contaminación y el nivel de polen en el aire, pero fatal si tienes que salir de casa.

Sin embargo, el sufrimiento se ha visto recompensado al ir a comprar las cosas para la cena. Ya les he comentado que en el supermercado de al lado de mi casa, conforme avanzan las horas, bajan los precios de los productos perecederos, alcanzando incluso la mitad del precio original a eso de las 7 u 8 de la tarde.

Pero hoy ha ido poca gente, bien porque los días de lluvia practican el ayuno, bien por pereza (pecado capital), así que se han visto con demasiado excedente. Ni corto, ni perezoso (éste no, aunque llueva) ha salido "Rotulador-man", el hombre del rotulador (el superhéroe de las amas de casa) que, con un tachón, rebajaba el precio a un cuarto del original. Ni que decir tiene, la cena nos ha salido mucho más barata y nos ha sabido mejor.

Por si eso fura poco, como todos los supers tiene una tarjeta para acumular puntos (un eufemismo de yenes, vamos). 1 Punto por cada 100 yenes gastados, y si te llevas la bolsa de casa, te añaden 3 más. Y un día a la semana es el "challenge day", día en el que juegas a las tragaperras (sin dinero, una única tirada sólo yendo) con la tarjeta y te puede tocar (o no) un bono descuento. Nos han tocado 3 cerezas, que traducido a puntos son 100.

Aparte, con la tarjeta mágica, puedes conseguir 4 litros diarios de agua purificada, para beber, cocinar o regar las plantas, si uno quiere. Eso sí, si vieran los precios, se les pasaría la envidia.

Y para terminar, les dejo un enlace a un artículo muy interesante, que no tiene nada que ver (espero) con mi supermercado, pero que deberían leer todos ustedes: www.lavozdegalicia.es/se_opinion/noticia.jsp?CAT=130&TEXTO=3571318.

martes, marzo 22, 2005

Vacas sobre ruedas

Hace ya algún tiempo que Japón tiene prohibida la importación de carne estadounidense como medida de precaución ante las vacas locas (la importación de americanos locos no está prohibida, como demuestan las bases militares y la reciente visita de Condolezza). Un sistema de importación como el de las almejas norcoreanas tampoco está bien visto por la ley.

Sin embargo, en Estados Unidos tienen mucha vaca para vender (loca o cuerda, no lo sé) y el gobierno norteamericano está empleando todos sus recursos para presionar a Japón para que reabra el mercado (entre ellos, mandarnos a Condolezza de visita, será que con eso de que se apellida arroz, tiene más facilidad de convicción en el el tema de la alimentación asiática).

Se han llegado a mencionar la prohibición de exportar neumáticos japoneses a EEUU, y seguramente se cambiará el nombre del sushi que se venda en EEUU por "liberty fish".

La presión también es patente y potente dentro de Japón. La cadena de alimentación multinacional Yoshinoya (www.yoshinoya.com), famosa por sus platos con ternera y sus precios más que económicos, se vio forzada a cambiar su menú por carne de cerdo cuando entró en vigor la prohibición, y desde entonces lleva campañas pidiendo la reapertura del mercado vacuno.

Curioso resulta que Japón siga oponiendose a EEUU, ya que no es precisamente un país famoso por llevarle la contraria al tío Sam. Por un lado, resulta alentador, pero por otro da un poco de miedo pensar que pueda haber algún otro tipo de pacto conpensatorio (para salvar a los neumáticos, por favor nada de "liberty tires") del que nunca nos enteraremos. O, a lo peor, sí...

lunes, marzo 21, 2005

Set de afeitado



Coincidiendo con la visita a Japón de unos amigos (él español, ella japonesa), entramos en una cafetería de Kichijôji para intercambiar historias mientras los 4 nos tomábamos lo mismo (ver fotografía).

Este tipo de té de sabor ligéramente amargo se denomina "matcha". Se prepara con las hojas en polvo, y es el que se utiliza para la ceremonia del té. Esa especie de brocha se utiliza para batirlo y hacer un poco de espuma, aunque esta vez estaba sólo para mezclarlo con la leche de soja que había en la botellita de cristal (o eso, o yo fui demasiado torpe como para sacarle espuma; es lo que tiene el afeitarse con maquinilla eléctrica).

Acompañando pueden observar un montoncito de nata (no es crema de afeitar, menos mal que Shizuka me paró la mano cuando raudo llevaba la brocha hacia ella) acompañado por un par de nueces y, al otro lado, más nueces cubiertas de chocolate en polvo. El utensilio de abajo era una cucharilla de madera.

El camarero había estado en Italia, donde conoció a un tal Julio de Zaragoza (¡alguno sabe quién es?, y hablaba (japonés,) italiano y español, aunque no fue más allá en la conversación que informarnos de sus capacidades.

En fin, que estaba todo muy bueno, y que entraban ganas de afeitarse.

viernes, marzo 18, 2005

Mama, pupa




Aquí tienen el cartel de un teatro de títeres que hay entre Yoyogi y Shinjuku. Piensaba que con Pupa querrán decir Puppet en inglés (cosas del Japanglish), pero tras fijarme en el palo que empuña el mozuelo con desbordante alegría, y la cara de masoquista del perro, no estoy tan seguro.


Además, eso de Puck suena a onomatopeya de golpe. Yo, por si acaso, no entré. Ustedes hagan lo que quieran.

miércoles, marzo 16, 2005

Lo siento, chicas


Foto: Jordi Pastor

Un año y diez kilos atrás me casaba con Shizuka tal día como hoy en Zaragoza. Rito zen, si tienen curiosidad.

Según dicen, al menos en Japón, hoy son nuestras bodas de papel. No tengo que recordarles que es mi material favorito :).

lunes, marzo 14, 2005

El día blanco

Hoy es el Día blanco, pero no se trata de que esté de rebajas el detergente en el súper, sino que es la segunda parte de San Valentín (al que no, no se le llama el día negro).
En este día, al que se le llama, sospecho que para no desgastar el idioma japones, White day (guaito dee), los chicos que recibimos chocolate hace 29 días tenemos que corresponder a las chicas con un presente.
Por lo visto, lo tradicional es regalar algún dulce (u otra cosa acompañada de un dulce), pero últimamente se está poniendo de moda regalar bragas (desconozco si deben ser blancas o no). Yo que no sabía esto último, y pensaba que era regalo libre, he obsequiado a mi mujer con la versión japonesa de Barrio lejano (Harukana machi e), obra que desde aquí les recomiendo (www.ponentmon.com).
Si tienen algunas bragas para regalar, recuerden, hoy es su día, el Día blanco.

BSV (Banqueros Sin Vergüenza)

Enlazando con lo que les decía ayer sobre las contracciones de palabras en Japón y la supuesta crisis económica nipona, quisiera presentarles el último invento financiero del banco Risona (en japonés se escribe y se lee Risona, pero cuando usan el alfabeto occidental (o sea, el inglés), lo escriben Resona; permítanme utilizar la i para este artículo): la cuenta Timo (http://web.resona-gr.co.jp/resonabank/link/ad04061a/top_061a.shtml#merit).

Comprendo que el tema sea para echarse una buena "risona", pero deberíamos alabar la franqueza y sinceridad del banco a la hora de bautizar su producto.

Según dicen, Timo es la contraccion de "Time move", y a la vez, en lo que podría ser un extraño ejercico de cábala, si es leído al revés, Omit (omitir en inglés). Supongo que porque omitirá algún tipo de comisión...

Si lo que quieren es un buen timo, olvídense de la estampita o el tocomocho, este es legal. Y es de Risona.

Sexo Oral

Queda confirmada mi sospecha de que el gobierno japonés, copiando la idea de Grant Morrison en aquel número de New X-men, tiene en marcha una campaña subliminal para aumentar la población a través del idioma. Hoy que, tras un periodo de prolongada ausencia, he vuelto al gimnasio, he visto colgada en la pared la ficha de dos nuevas profesoras o entrenadoras. La primera de ellas se apellidaba Koito, escrito como "pequeño hilo". Ahora, cada vez que veo sobresalir un hilillo de alguna prenda, parece como que hace más calor.

Por otra parte, por las mañanas ponen un programa por la tele llamado "Daily Quiz Mamadas" (tal y como se lo escribo), en el que aparecen tres parejas que ven un vídeo (para todas las edades) que acaba con una incógnita (huelga decir que no es nada intelectual ni de conocimiento académico, sino intuitivo). Tras ello, se formula una pregunta, y las parejas van contestando y sumando puntos en caso de dar la respuesta correcta. Desconozco el tipo de premio, pero no creo que María Martillo esté involucrada.

Según me comentan, lo de Mamadas, puede venir de "Mama dasu", o sea, "mamá saca". Pero viendo por dónde va la etimología, permítanme no pensarlo.

domingo, marzo 13, 2005

Jibarismo nominal

Lo habitual en Japón es que los famosos vean reducido su nombre por razones de economía linguística. Para una persona no entrenada en éste sistema resulta descorazonador, porque no se sabe de quién se está hablando.

Por ejemplo, Takuya Kimura, un celebrado miembro de Smap, se convierte en Kimutaku. Los japoneses tienden a decir primero el apellido, así deviene Kimura Takuma, con las primeras sílabas de la palabra.

Pero no se crean que esto queda aquí, Jimmy Hendrix es Yimihen (que en japonés suena como sobrio y raro), Eric Clapton es Ericura (en japonés r y l no se diferencian y como la escritura es silábica, cla deviene en cura, etc.).

También ocurre con otro tipo de nombres, purikura son las máquinas que te ofrecen un servicio de fotomatón para hacer pegatinas, bastante populares entre las adolescentes. El origen es print club que japonesizado cambia a purinto curabu y de ahí a purikura no hay más que un paso. Y telephon club, un lugar donde acuden hombres para hablar con chicas por teléfono e intentar conseguir citas, es telekura.

Así que yo, próximamente, seré conocido como Migueiba, me preocupa, porque suena bastante mal.

Pues hoy les voy a hablar de Ken Matsudaira, más conocido como Matsuken. Un actor teatral japonés, famoso porque siempre acaba sus espectáculos con una canción coreografiada. La última, Matsuken Samba (La samba de Matsuken) está triunfando por todo Japón. Y desde que ustedes lean esto, por todo el mundo. Pueden escuchar extractos de sus temas en http://www.geneon-ent.co.jp/music/matsuken/ haciendo click en las carátulas de los discos y luego eligiendo el tipo de reproductor que ustedes prefieran.

Matsukeen saaaambaaaaa... ¡Olé!


Si, yo también me pregunto qué tiene que ver olé con la samba... esto es Japón, ya saben eso de que todos los occidentales son iguales...

miércoles, marzo 09, 2005

Egiptología doméstica

Ha salido en las noticias el que era considerado con 107 años como el abuelo más anciano de cierta provincia de Japón se estima que llevaba entre 5 y 10 años muerto y estaba momificado naturalmente (probablemente a causa de la malnutrición) en su domicilio, donde fue descubierto por las autoridades.

La familia asegura, por su parte, que el difunto sólo lleva tres días fallecido. El consistorio de la localidad se dirigía cada año en el día de los ancianos a visitar a la celebridad local, pero la familia nunca le permitió el paso. El hijo mayor, persona muy religiosa, acudía frecuentemente a rezar a todos los templos que hubiera, y alrededor del cadaver se encontraron multitud de amuletos y relicarios de una secta. Lo cuál es una sólida prueba del milagro obrado en memoria de tan piadoso señor. Hay mucho ateo maledicente, si Santa Teresa levantara el brazo...


La pregunta es ¿el Cid campeador también cobraba la pensión después de muerto?

lunes, marzo 07, 2005

Canta y no llores (ay, ay, ay, ay)

El viernes pasado, debuté como mariachi con el "Trío Desperado" (no se engañen, son los mismos de la tuna) en una actuación en el restaurante mexicano de Disney sea (uno de los dos párques temáticos Disney que hay en Tokio). Curioso como funcionan estos sitios: había un par de enormes ratas correteando por el restaurante, y no sólo no recibían una ración de escobazos (ya no hablamos de la inspección de sanidad), sino que la gente las celebraba. Mickey y Minnie, se llamaban (dos patos, Donald y Daisy, también salían a escena. Donald no lleva pantalones y se le ve la cola...).

Para llevar a cabo una actuación de estas características es necesario estar con varias horas de antelación en el recinto. La cosa transcurre con bastante calma, pero exigen un ensayo general (con la muy necesaria prueba de sonido) diario donde se repasan las entradas y salidas de los muñecos. Entiendanme, nosotros tocamos una vez a la semana (vuelvo el próximo viernes), pero los ratones y patos salen todos los días, y cosas como "No, no , no, ponte un centímetro más a la derecha" ya me parecen ganas de tocar las narices (o los picos, respectivamente).

En dicho ensayo están presentes una multitud de personas que nadie sabe muy bien lo que hacen (alias los rondadores), pero que tienen que justificar su sueldo rondando de aquí para allá. Aparte de los dos productores, los tecnicos de sonido, los muñecos, la presentadora, nuestra "manager", la chica que se encargaba de llevarnos y traernos, y el coordinador escénico (que daba los tiempos de entrada), se encontraban 6 ó 7 personas más. Disney sea reduce el paro creando puestos de trabajo innecesarios, un premio para estos señores. Les tendré que mandar el currículum.

Los muñecos tienen prohibido hablar cuando van uniformados, aunque no estén cara al público(lamentáblemente, los productores no), y debo decir que lo hacen muy bien. Sin embargo, gracias a sus cabezas postizas se evitan el tener que sonreir a cada momento. Yo nunca he sido tan feliz como subido en ese escenario. Hasta me dolía la cara.

jueves, marzo 03, 2005

Del parnaso al infierno

Ahí es donde voy a ir, porque confieso que les pongo esta foto con la única intención de darles envidia. Aquí me tienen rodeado de parte de lo más florido del mundo del manga japonés.
De izquierda a derecha:
Christophe Kourita (www.kourita.com)
Jirô Taniguchi (Gracias por dejarme utilizar la foto, sensei)
Little fish (aunque oculto, ya que iba sin su célebre máscara)















Foto: Shizuka Shimoyama

_| ̄|O

A raíz de la sugerencia hecha por el ínclito Paco Barberán en los comentarios al artículo anterior pensaba hablarles hoy de Densha otoko, pero he visto que ya lo han explicado todo (y muy bien) en esta dirección:
Sólo decirles que el fenómeno weblog recopilado está dessatado en toda su furia en Japón, y las editoriales tienen grupos de empleados sentados frente al ordenador a la busca de weblogs editables. Les pagan por navegar por internet...
Así que dejenme emular al hermitaño del tarot, coger mi pequeña lámpara y adentrarme en lo desconocido, en la negra oscuridad preguntando: "¿Hay algún editor por aquí?"
Recuerden, lo dice Paco...

miércoles, marzo 02, 2005

El chef recomienda



Ya tienen a la venta este primer tomo de "La época de Botchan". Como les supongo interesados en la cultura y sociedad japonesa, (¿o vienen a este blog sólo por mí?), no puedo pasar la ocasión de hacer especial hincapié en esta obra en la que encontrarán perfectamente retratados los aspectos más relevantes de la Historia, la cultura y la sociedad japonesa.

Lean y cuéntenme.

Instruyendo

Con treinta niños por aula, viento en popa a toda vela, tres extranjeros nos fuimos ayer a un colegio de primaria cercano para hablar de nuestros países a niños de 3er curso (9 años). Me sorprendió ver que, al igual que en las casas japonesas, al entrar al colegio tuvimos que cambiar nuestros zapatos por zapatillas de estar por... el colegio.

El edificio (feo como él solo) era espacioso y estaba bastante bien conservado, aunque algún mobiliario ha sido testigo del paso de más de una generación de japoneses (¡Éste es el pupitre de mi abuelo!). En las aulas, los niños estaban colocados de dos en dos formando tres columnas (dobles). Tranquilizador detalle ver que, en las escuelas primarias públicas, no es obligatorio el uniforme, aunque los niños llevan sus sempiternos pantaloncitos cortos haga frío o calor. Como en los años 40. Asimismo, me soprendió ver que se cambiaban de ropa (¿de clase de gimnasia?, ¿del recreo?) todos juntos en clase. Propongo adoptar ya este sistema de vestuario mixto para el gimnasio (al que voy).

Las clases fueron bien, yo a pesar de ser maestro, no me sentí en mi salsa hasta la tercera y última vez, donde ya les cogí el pulso a los niños japoneses, que por cierto, se portaron muy bien, mostraron interés y venían con los deberes hechos.

Al finalizar, nos quedamos a comer con ellos. A la hora de la comida, los niños colocan las mesas del aula en dos hileras dobles. La comida viene en un carrito, con el menaje. Uno de los estudiantes reparte la comida al resto, que pasa en fila, como en una mili benigna infantil.

Una niña, que a estas horas ya habrá fundado mi club de fans me trajo mi bandejita y luego se molestó en venir (varias veces, pero la última) a recogerla. El banquete consistió en : un plato de ensalada (maíz, ¡garbanzos! que no saben cómo se llaman y creían que era soja, pepino y lo que podía ser trocitos diminutos de carne de cerdo o bien lampazo), una hamburguesa en pan (de hamburguesa), un plato de pilaf (algo con patatas, etc.) todo ello regado con un caldo de ubre de vaca envasado en botellines de 200 mililitros. Estaba muy bueno.

Los tiernos infantes tuvieron para conmigo la amabilidad de dedicarme los siguientes comentarios: Qué alto eres (mido 1'79 m, ignorantes, sig), qué nariz tan grande (sig), qué guapo (llegará lejos esta criatura), dáme tu número de teléfono (uuups, no tengo...), e incluso un niño (sí, con o), quería casarse conmigo (¿se habrán pensado que soy Michael Jackson?, sig).

¿Habrán hecho los deberes?