lunes, febrero 28, 2005

Fernando

Mi nueva vida como profesor de español está llena de sorpresas. El otro día mismo, en una clase de nivel inicial, estábamos introduciendo la pregunta "¿De quién es...?" y hacíamos un ejercicio (enfocado a que usasen el demostrativo adecuado delante del nombre) en el que yo les dibujaba un objeto en la pizarra (verbigracia, un coche, un libro, unas gafas...) y lo acompañaba de un nombre de persona (Luis, Marcos, Pablo...), lo cuál devenía en: "¿De quién es este coche? Es de Marcos".

Hasta ahí, sin ningún problema. Mas feliz idea la mía cuando decidí "dibujar" unos caballos (en un estilo cercano al rupestre infantil, no llego a más) y adjudicárselos a Fernando. Nada más escribir el nombre, una de las alumnas repetía con entusiasmo "Oh, Fernando", moviendo la cabeza afirmativamente. Le pregunté si conocía a algún Fernando, mientras pensaba en los célebres Fernandos de la Historia de España (El católico, Fernán Gómez, Morientes, Esteso...), pero su nivel de español no le daba para entender la pregunta, y como es preferible no hablar japonés en clase y no desviarse de lo programado, contuve mi curiosidad y le insté a que volviésemos al ejercicio. Tanta emoción le despertaba el asunto, que no sólo se olvidó del demostrativo, sino que dijo llena de fe:

¿De quién son Fernandos?

Tentado estuve de responder "del caballo", pero no pude contener la risa a pesar de mis esfuerzos para no quedar mal. Pero bueno, ya saben aquello de "A Fernando regalado, no le mires el dentado".

domingo, febrero 27, 2005

Amarillo es

Esta mañana, he asistido a un concierto gratuito de canto que se ha celebrado en un centro cívico cerca de mi casa. El repertorio estaba compuesto por canciones españolas (y sudamericanas), y a la entrada me han preguntado (en inglés, claro está, arg) que si venía de la embajada. En un tiento he estado de decir que era el embajador.

No es mi intención entrar a valorar los méritos o deméritos de los ejecutantes (huelga decir que eran japoneses), pero hay algo, muy propio del carácter nipón, que me ha soliviantado.
En varias canciones (y me vienen a la mente títulos como "Amapola", "Reloj no marques las horas" o, incluso, "El cant dells ocells", imagínense), la soprano alternaba una estrofa en español con otra traducida al japonés. Comprenderán que, en pleno siglo XXI, me horrorice este tipo de terrorismo musical; y recordaba cuando, en aquellos tiempos, cantaban "Los bitels" en España eso de "Amarillo, el submarino es, amarillo es, amarillo es".

Es que si no, a los japoneses, no les gusta.

sábado, febrero 26, 2005

Monchito

Andan revueltas las aguas de las telecomunicaciones también en Japón. No hay telediario o periódico que no dedique parte de sus espacio a debatir sobre el asunto de moda: live door, Nippon Hôsô y Fuji Tv.

La primera es un afamado portal de internet (www.livedoor.com), cuyo jefe, Takafumi Horie, pretende hacerse con la mayoría de las acciones de la emisora radiofónica Nippon Hôsô. El buen señor, que hasta el momento se ha hecho con el 40% de las acciones (comprándolas fuera del mercado, algo no ilegal, pero que no se suele ver con buenos ojos), es conocido como Horiemon, ya que, dicen, se parece a Doraemon, y por si fuera poco, otra lectura del kanji del fumi de Takafumi es mon.

La jugada está en que la radio es una empresa relativamente pequeña, pero Fuji Tv, unode los canales importantes de televisión (famoso porque sus presentadoras están invariablemente muy buenas), es una de sus filiales (suena raro, pero es así). Y claro, consiguiendo la empresa madre, consigue la hija y las nietas, porque Fuji Tv tiene a su vez filiales en el mundo de la prensa, etc., y el objetivo de Horiemon es hacer una fusión entre la tecnología de internet y los medios de comunicación tradicionales.

Ahora, los directivos de Nippon Hôsô han decidido sacar muchas más acciones al mercado con un doble objetivo:

1-Reducir el número de acciones de Horiemon del 40% al 16% para evitar que se haga con el control de la empresa.

2-Vender la mayoría de las acciones a Fuji Tv, para que la empresa madre se convierta en hija bastarda de la empresa hija (¿?).

Horiemon va a denunciar estas prácticas porque hacen descender el valor de las acciones. Ya les contaré en qué queda todo ello.

De momento, les propongo una adivinanza: de los dos personajes de abajo, ¿quién es Horie y quién Dorae mon?





Y si lo que quiere es ver canales de televisión de cualquier parte del mundo por internet, visiten www.tvmix.net. Y me cuentan.

lunes, febrero 21, 2005

Agua y vino

No he estado personalmente, pero me siento en la obligación de informarles de la existencia en Ebisu de un bar especializado en agua y vino. El lugar, llamado R gath, cuenta con más de treinta marcas diferentes de agua mineral de todo el mundo. Lamentablemente, no especifica el número de marcas de vino disponibles. Pero nos congratulamos de saber que abstemios y alcohólicos podrán disfrutar en igualdad de condiciones en terreno neutral, esta especie de Suiza y Suecia líquidas.

Es el lugar ideal para jugar a las bodas de Caná, darselas de experto catador y explicar la diferencia entre un Gran reserva Fontbella y un crianza Solán de Cabras (ustedes saben que nunca será lo mismo), o revivir los tiempos de la posguerra rebajando el vino a su gusto.

Les dejo fotos y enlaces para que sacien, si no su sed, su curiosidad al menos.



A beber, a beber y a olvidar...


Agua tinta


Un sitio concurrido



A la vanguardia del agua

http://202.221.217.59/print/features/life2005/fl20050116x2.htm
http://club.nokia.co.jp/tokyoq/weekly_updates/tqoole/rgath.html
www.bento.com/rev/2007.html
http://community.dinos.co.jp/closeup/20030319/

miércoles, febrero 16, 2005

Vota: Me

Considero que los carteles políticos japoneses hay que verlos, al menos una vez en la vida, antes de morir, así que aquí les dejo diversas fotografías de carteles políticos que hay cerca de mi casa. Por supuesto, hay más carteles y más partidos, pero de momento, esto es todo por hoy.

En primer lugar: Sigenobu Shinohara, del Partido Comunista de Japón.



Enlace a su web:
http://members2.jcom.home.ne.jp/snhrsgnb/

Y a la de su partido:
www.jcp.or.jp

En los dos próximos carteles, no confundan el rastro de la lluvia con gotas de sudor político. Acababa de llover.

Tarô Yamashita (dcha.) y Kôichi Katô (izda.), del Minshutô, una suerte de PSOE japonés.



Enlaces a sus páginas web (no dejen de visitarlas, son muy divertidas):
www.yamashitataro.com
http://www.katokoichi.com/

Y a la de su partido:
www.dpj.or.jp

Shintarô Ishihara, galardonado escritor y gobernador de Tokio, (dcha.) y Zenji Nojima (izda.), del Jimintô, el PP japonés. Aunque "a su favor" diré que es un partido con multitud de corrientes internas. Algunas con sentido común, otras con el presidente del gobierno.

Como políticos no conozco su talla, pero podrían hacer un gran dúo cómico.



Enlaces a páginas de Shintarô Ishihara:
www.sensenfukoku.net
http://commons.wikimedia.org/upload/1/17/Ishihara2.jpg (En esta verán que de verdad le gusta mucho dar la mano).

De Zenji Nojima:
www.tky.3web.ne.jp/~tkyjimin/member/z_nojima.html
www.gikai.metro.tokyo.jp/giinmeibo16/k10a078.htm

Y a la de su partido:
http://www.jimin.jp/

martes, febrero 15, 2005

La almeja enemiga

Ya sabrán que Corea del Norte no goza de mantener buenas relaciones con Japón precisamente. Ni con la mayoría de países del mundo, ya puestos. Sin embargo (léanlo con doble sentido), Corea del Norte mantiene relaciones comerciales con la comunidad internacional: todos queremos comer a diaro.

El producto estrella es la almeja norcoreana -si algún gourmet especializado en el tema nos puede brindar más información, será bienvenida-. Desconozco el problema de la almeja japonesa, si es que existe (léanlo con doble sentido).

Para los japoneses, ver en la etiqueta que las almejas vienen de Corea del Norte no es, precisamente, un aliciente para consumirlas. Así que realizan un curioso ritual "de aceptación" para eliminar ese estigma: El mayorista compra (pongamos) 1 kilo de almejas a los norcoreanos, pero en vez de embolsarlo, etiquetarlo y proceder a su comercialización, las deposita en una playa privada, donde disfrutan de la libertad capitalista por algún tiempo.

Transcurrido este periodo, recojen a los moluscos, pero ahora ya nacionalizados como producto del país. Incluso habrá a quien le sepan más ricas.

¿Se podrá hacer lo mismo con los turistas de la Costa del Sol?

lunes, febrero 14, 2005

La fiesta del chocolate

Si este título le recuerda su último sábado noche, no se confunda, es un asunto diferente. Hoy en Japón es -San- Valentin(e), que no Valentín-san. Mi forma de escribirlo se justifica porque denominan a la "fiesta", como no, en inglés, y porque dudo que sepan quién era San Valentín, ni siquiera que existiera.

Sin embargo, la tradición es cuanto menos curiosa. Este día, las muchachas japonesas le regalan chocolate (reitero, de comer) a los chicos que les gustan. Puede ser comprado o elaborado con sus propias manos.

Mi señora se ha desmarcado con unos medallones de chocolate y un par de corbatas.

Aparte del chocolate "romántico", también existe la costumbre de que las muchachas (o no tan muchachas) regalen chocolate a sus superiores masculinos en el trabajo, o a sus profesores. Como hoy he ido a la academia en la que voy a empezar a enseñar español regularmente he podido probar varios tipos de bombones traídos por las alumnas.

Si alguna lectora tiene ganas de participar en cualquiera de las dos categorías, siéntase libre.

Mr. Sensei

Déjenme recomendarles una página web, donde un americano, profesor de lengua inglesa en Kyoto, relata sus experiencias docentes en Japón.

La página está en inglés, pero les aseguro que merece la pena. Ya me contarán.

http://outpostnine.com/editorials/teacher.html

domingo, febrero 13, 2005

Tú robot

Hoy, en televisión, emitían un concurso de lucha de robots, creados y mejorados periódicamente por ingenieros. Los robots, de unos 50 centímetros de altura, están controlados a distancia, bien con un mando, o mediante sensores colocados en el cuerpo, que hacen que los mismos movimientos que efectua el jugador sean reproducidos exáctamente por el robot.

En el combate de hoy (gana el mejor de 6 rounds) se enfrentaban un robot "temático" llamado "Great Mazinger Z" (basado en el personaje de la imagen de más abajo, pero la foto es de otro producto) contra otro de invención de su ingeniero. Ha ganado Mazinger, a pesar de que el ingeniero (casado y con tres hijos) que lo controlaba llevaba un horrible disfraz de Koji Kabuto, mientras que el perdedor (soltero y buscando novia) vestía de manera normal y corriente.

Mazinger era capaz de lanzar su famoso Rocket Punch, evidentemente, sin separar los puños del cuerpo, sino lanzándose de un salto.


Para el próximo día, van a presentar a dos nuevos robots -que serán controlados por dos famosos- basados en El puño de la estrella del norte (que lo controlará un luchador de lucha libre) y otro en Cutie Honey (que lo controlará Eriko Sato). Ambos dos harán los movimientos más famosos de sus contrapartidas de ficción.

viernes, febrero 11, 2005

Japón y olé

Hoy 11 de febrero se celebra la Fiesta Nacional de Japón. Les confieso que al principio estaba un poco temeroso de salir a la calle, pero en cuanto me he enterado de que aquí no sueltan toro, he dejado el capote y me he ido a comprar al supermercado, libre de toda preocupación.

jueves, febrero 10, 2005

Tarta nupcial de varios pisos

Visto que pareció gustarles el último edificio, aquí les dejo la fachada de un karaoke de Shinjuku:


Será del príncipe del canto, lo menos.

El saludador II (la secuela)

En Japón, hay una especie hasta ahora desconocida en Occidente, cuyo hábitat natural son los bancos, oficinas de correos y establecimientos análogos que me gusta denominar como El saludador (salutatoris especificus).

Ya de por sí, en las tiendas japonesas los dependientes, independiente(s)mente de que estén atendiendo a algún cliente, te reciben (o te invitan a entrar) uno tras otro con un sonoro "Bienvenido". Las dependientas de las tiendas suelen impostar una voz como de dibujos animados como reclamo comercial. Va tan lejos la afición al saludo, que a veces este se produce aunque no haya entrado nadie en la tienda durante un buen rato.
Al salir, usted será despedido con un "Gracias" en canon, sobre todo si ha hecho gasto.

Pero es en los bancos y oficinas de correos donde encontramos al verdadero saludador: profesional y especializado. En el primer caso está invariablemente situado a la entrada de la sucursal, donde recibe a todos los clientes con el habitual "Bienvenido" y los despide con el, no menos usual, "Gracias"; mientras que en la oficina de correos, se va desplazando según le dicta su instinto por toda el area transitable, como si fuese buscando nuevas víctimas a quien saludar.

Esto es Japón, y aquí ya funciona la versión 2.0 de casi todo, así que El saludador no podía ser menos que multitarea. Si usted tiene alguna pequeña pregunta, le atenderá con mucho gusto, pero para las operaciones de verdad le indicará muy amablemente en qué ventanilla debe usted hacer fila.

Algunos ejemplos serían: "¿Puedo abrir una cuenta con la tarjeta del videoclub?", "Para hacer una transferencia, ¿relleno el impreso verde o el rosa?", "¿Puedo mandar al gato como paquete azul?", "¿Muerto tampoco?", "¿Cómo cobran menos comisión, a través del cajero o de la ventanilla?"

Si quieren extender el sistema, pídanle a su panadera que, la próxima vez, les reciba con uno, dos, tres o cuatro besos, en función del país en el que residan y la confianza que tengan con ella.

Gracias.

martes, febrero 08, 2005

El saludador

Acababa de escribir este artículo sobre la figura del saludador, pero algo ha fallado, y no sólo no he podido actualizar, sino que internet se ha fagocitado el escrito entero.

Ustedes perdonarán, pero aquí ya es tarde y les emplazo mañana para la reelaboración de El saludador y otras sorpresas.

Están entre nosotros

En 1614, una delegación diplomática japonesa desembarcó en la costa española para entrevistarse con el Rey. Tras concluir su misión, algunos decidieron quedarse y dieron origen al apellido Japón, cuyos poseedores se hallan concentrados principalmente en la población sevillana (¿se acuerdan del famoso árbitro?) de Coria del río, a cuya página web, llena de curiosidades, les remito para más información: www.ayto-coriadelrio.es.
Ahora me tienen dudando sí, en compensación histórica, debería cambiar mi apellido y pasar a ser conocido como Miguel Ángel España. ¿Ustedes qué opinan?

domingo, febrero 06, 2005

Me crecen los enanos

Pues no se trataba de enanitos ahorradores, sino que era una historia de amor verdadero. Por lo visto, una joven de 25 años robó 60 millones de yenes de casa de su novio (lo que tenía suelto por allí, supongo; las vueltas de la compra). Una vez perpetrado el hurto, le entró el miedo y arrojó los 17 millones a la orilla del canal. Por lo visto, 43 millones de yenes es una cantidad que ya no asusta.

sábado, febrero 05, 2005

Al final del arcoiris

A principios de semana, un peatón anónimo vislumbró en la orilla de una acequia o canal lo que le pareció ser, y en efecto era, un fajo de billetes de banco. El incauto llamó a la policía para dar parte sin poner sus manos encima del preciado bien. Al final, la cuenta ascendió a 17 millones de yenes; y si el lugar no estaba marcado con el fin del arcoiris, este ya se manifestaría en la sonrisa del agente que fue a recogerlo, porque según la ley japonesa, el dinero encontrado es de quien lo recoje, en este caso, la policía, ya que el guardia estaba de servicio. Gracias a la (in)acción de tan cívico ciudadano, estaremos mejor protegidos. O el comisario cenará langosta varios días seguidos, todo puede ser.

Como era de esperar, acto seguido se llenó el lugar de curiosos y cazatesoros vocacionales. Un caballero afirmaba en televisión: "Por lo menos debe de haber dos millones más". Si los encontró, desde luego que no llamó a la policía.

Ahora estoy esperando la reacción de los enanos del bosque cuando se enteren de que alguien les ha robado su dinero.

Colateral

Así se quedó este edificio de Shinjuku después de un terremoto.

viernes, febrero 04, 2005

(Es)cocido de legumbres

El día tres de febrero se consideraba, según el calendario japonés antiguo, el comienzo de la primavera. A este día se le conoce como "setsubun" y en él se realiza un curioso ritual para espantar a los demonios. El ritual tiene versión doméstica y pública. Les explico en primer lugar la segunda, ilustrada con fotos.



Al templo sintoísta han llegado dos demonios (bueno, son dos señores disfrazados, pero ya me entienden). El sacerdote (otro señor disfrazado) se enfrenta con ellos y, en un gesto de piedad, les da de comer mochi.



Los demonios se van con su mochi bajo el brazo.



Como los demonios son muy malos, vuelven; pero esta vez, la gente los expulsa lanzando sobre ellos soja tostada.
Si es usted conservador, no se escandalice. No se trata de ninguna boda homosexual entre seres del inframundo.



Acto seguido, hacen acto de presencia dos dioses sintoístas (bueno, son dos señores disfrazados, pero ya me entienden).



Dan su bendición a la gente que ha nacido en el año del pollo (se repite cada 12 años).


Reparten presentes (léase soja y alguna pequeña moneda) entre los presentes y se marchan.

Seguidamente, los "pollos" de azul reparten soja al público. En la foto tienen un puñado. Estaba muy bueno.
En cada templo difiere un poco esta última parte. En el que les presento, la soja se daba en la mano, o se lanzaban minúsculos paquetitos de plastico que la contenían en su interior. En otros lugares lo lanzan al aire como si estuvieran sembrando el campo, y cada cual se las apaña como puede para hacerse con unas cuentas legumbres. Opcionalmente, aparecen personajes famosos para esparcir la simiente.
La versión casera consiste en que uno de los habitantes de la casa adopta el papel de demonio (en este caso, me tocó a mí). El resto le tira las legumbres diciendo "Fuera, demonio, fuera" hasta que lo echan de casa. Afortunadamente, pude volver a entrar, que fuera hacía mucho frío (la primavera se quedó en el calendario antiguo).

jueves, febrero 03, 2005

Superhumor

Los publicistas japoneses tienen un extraño sentido del humor. Aquí les presento un par de productos curiosos.

En primer lugar, la revista Salida. No piensen que se trata de una publicación dedicada al mundo de los contactos ni contra el estreñimiento, sino que es una revista para encontrar trabajo. Su página web es: www.salida.jp. Entren sin temor.



Pero los verdaderos cachondos son los de Nissan. No contentos con el modelo Pajero (en España, Montero), intentan superarse a sí mismos lanzando el nuevo Moco (no es un deporte rural, es otro de sus modelos de coche). ¿Quién no querría tenerlo? Más información en: www.nissan.co.jp/MOCO.