jueves, septiembre 30, 2004

Dos gardenias para ti...

...que yo me pido los crisantemos, que se comen. Y es que esta noche, ése será el plato principal: tempura de crisantemos, aunque también se pueden comer crudos o hervidos. Subiré unas fotos cuando se me pase la pereza.

100 yenes me costó una cajita, un precio de risa. Cosa que hubiese sido imposible durante unos pocos años de la era Meiji en el norte de Japón, ya que resulta que el crisantemo es el emblema de la familia real y estuvo prohibido su consumo, por considerarlo ofensivo.
Por lo que se dice, comer crisantemos (aparte de que queda muy chulo el decirlo, y que tiene un aire a mitología griega y comida de los dioses) va bien contra el dolor de cabeza, los mareos y la fiebre. Ya saben, cuando su abuela no mire cómanse sus flores, nunca se imaginará qué clase de plaga ha atacado.

Y esto le da todo un nuevo sentido a aquello de "Con flores a María, que madre nuestra es".



La famosa caja de los crisantemos. 100 yenes.



Tempura de crisantemos y surimi con crisantemos cocidos.

martes, septiembre 28, 2004

Se busca

En las noticias de hoy han dicho que la Asociación Nacional de Dentistas de Japón estaba sobornando a algunos políticos para obtener beneficios fiscales para su gremio. Eso explica las fundas de oro que lucen las sonrisas de ciertas personas.


El ratoncito Pérez , conocido como Mr. Pérez en algunos círculos internos, está siendo buscado por su presunta participación como intermediario, y se ha anunciado su inminente detención. Si le ven, comuníquenlo rápidamente a la autoridad pertinente. Y tengan cuidado, no serían los primeros a los que les engaña para hacerse con su dentadura a cinco duros la pieza.

lunes, septiembre 27, 2004

La aguja en el pajar

A mi señora esposa le dio el otro día por comerse un onigiri (no piensen mal, es una bola de arroz rellena bien de atún, de ciruela, de nattô, etc., y cubierta por un alga), algo muy normal. Se trata de un alimento muy sano y natural, pero cuál sería su sorpresa cuando constató que el onigiri en cuestión tenía una parte adicional de hierro en su composición. Y me refiero a hierro en el sentido físico, no en el químico. Una pequeña punta de metal apareció doblada en su interior.


Debidamente, llamó a la empresa para dar parte y le comunicaron que alguien de su personal pasaría por nuestra casa para disculparse. Yo ya me imaginaba en medio de una novela de Brad Meltzer o una película del Holliwood de los años 40, en mitad de un juicio, tras el cual, inevitablemente, seríamos millonarios. Pero esto es Japón...


Así pues, conforme a lo anunciado, poco más tarde apareció el empleado pidiendo disculpas repetidamente y mirando el trocito de metal con cara de no haber roto un plato en su vida. A cambio del susodicho metal nos dejó un sobrecito con dinero (que contenía, exactamente, los ciento y pocos yenes que valía el onigiri, ni uno más) y unas gelatinas de fruta (que están, todo hay que decirlo, bastante buenas).


Injusta la vida, primero te pinchas con la aguja del pajar y luego se te rompe el cántaro de la lechera.

Si yo tuviera un escáner

Acabo de recibir un paquete que me ha enviado la ínclita Adela Salguero con un dibujo personalizado de Soldier X hecho por Darko Macan. Tal vez no se lo crean, pero el tema merece ser comentado en el blog.
Déjenme ser feliz.

sábado, septiembre 25, 2004

Mili KK

Según me cuenta mi señora esposa, en Corea del sur existe el servicio militar obligatorio y la gente, como es normal, no está por la labor de hacerlo, ¿habrá esperanza para el mundo? Lo divertido es el método que usa la mayoría de la gente para ser exento, hacerse un tatuaje. Con eso, por lo visto, te libras. ¿Habrán invertido los militares en tiendas de tatuajes? ¿Será una medida gubernamental para potenciar ese sector comercial? ¿Apuntar la lista de la compra a boli en la mano cuenta? ¿Te libras por guarro en ese caso?
Lo más preocupante es pensar qué pasaría en España con nuestro típico "Amor de madre" si entrara en vigor una medida similar.
Unos jugadores de béisbol, a los que no les debían gustar los tatuajes, se tomaron un medicamento para afectar temporalmente al buen funcionamiento de sus riñones, pero a estos les pillaron y les pusieron una multa; tras lo cual, supongo que pasarían a lucir una bella ancla en el antebrazo o un león chino en la espalda.
Aunque uno que conzoco yo se intentó librar por feo, pero no lo consiguió. Yo objeté desde el primer día.

¿Chiste comercial?

Un detalle curioso de la cortesía extrema con la que los dependientes japoneses tratan a los los clientes que no deja de fascinarme: Cada vez que pago algo con la tarjeta de débito, aunque sea algo que valga 300 yenes o menos, me preguntan: "¿Quiere pagarlo de una sola vez o fraccionado?"

Algún día les diré que fraccionado para echarme unas risas. ¿Puedo pagarlo en dos años?

sábado, septiembre 18, 2004

Te ha tocado la blanca

Curiosa expresión japonesa la de "tocarle a uno la flecha de plumas blancas". Antiguamente, (ya saben, en tiempos de los apostoles, cuando los hombres eran barbaros, se subían a los arboles y se comían los pajaros), en Japón se practicaban sacrificios humanos para satisfacer a los dioses. No se construía un puente sin depositar un humano sacrificado bajo tierra, etc. No sé si los arquitectos de puentes y caminos estarían tan bien vistos como ahora.


La cosa era que un arquero disparaba una flecha de plumas blancas sobre el pueblo, y de entre los habitantes de la casa en cuyo tejado se clavase tenía que elegirse a la víctima. Todo un honor, ya saben, morir por los dioses. A Cristo no le fue mal, pero a Isaac le fue mejor.


Saliéndome de lo extrictamente histórico, me atrevo a aventurar que el arquero sería el personaje más querido y homenajeado del pueblo, sobre todo cuanto mejor puntería tuviese.


Mas no teman, esta práctica religiosa ya se abandonó hace siglos. En los países civilizados ya no quedan religiones que practiquen los sacrificios humanos para satisfacer a los dioses. Actualmente, eso es competencia de los gobiernos y las grandes empresas para satisfacerse a sí mismos. Hay que alegrarse de las leyes que regulan los conflictos de intereses.


Así que la próxima vez que les toque la negra, alégrense. Les podía haber tocado la blanca y habría sido mucho peor.

martes, septiembre 14, 2004

Humanismo

Hace un par de días aconteció uno de esos episodios que hacen tambalear la fe de uno en el ser humano. Caminaba por la estación de Ikebukuro para coger el tren de vuelta a casa cuando vi que a una "buena" mujer se le caía su pañuelo del bolso o bolsillo. Uno, que es una persona bien educada, quiso avisarle y se puso a gritar "Disculpe", porque en japonés no hay palabra para llamar a alguien (algunos usan "hermana", "tía", "abuela" o su versión masculina en función de la edad de la persona a la que quieran llamar, pero no es una cosa muy elegante). Por supuesto, tampoco podía tocarle en el hombro a la señora porque se hubiera asustado.


Así que ahí me tienen, siguiéndole el paso gritando "Disculpe". En ese momento la señora se dio cuenta que la cosa iba con ella ¡y aceleró el paso! Claro, yo insistía y le decía "Se le ha caído el pañuelo", pero la señora cada vez corría más y me dirigió la mirada más asquerosa que haya visto en el mundo (por lo menos se abstuvo de hacer gestos obscenos). Al final vio que le estaba señalando algo y tuvo que girar la cabeza dos veces, ya a punto de echarse a correr, para darse cuenta de que el objeto en el suelo era su pañuelo.


Entonces su cara se desencajó y pidiendo disculpas volvió a coger el pañuelo y desapareció rápidamente por algún sitio, supongo que para evitar pasar la vergüenza de decir algo. Me contuve las ganas de tratarle mal y le dirigí una sonrisa, aunque me permití mover la cabeza como diciendo "aaaaaaay, ay, ay".


Y eso que Japón es uno de los países con la menor tasa de delincuencia del mundo. Aunque claro, tal vez la huida agresiva sea una de las causas.


Por otra parte, aquí, por si no lo sabían, hay pena de muerte (me refiero en el sentido judicial) y acaba de ser ejecutado un preso que había asesinado a ocho niños hace tres años. Por lo visto, quería que acabaran con su vida lo antes posible.


Espero que la señora del pañuelo no llegue a tanto. Hale, que me voy a poner la otra mejilla.

martes, septiembre 07, 2004

No mezcles

Mezclar es malo, los buenos bebedores (y, sobre todo, los malos) lo saben bien. Pero esto pasa también con las comidas.

Les copio de una revista japonesa qué alimentos no deberían nunca ser tomados juntos, no ya en el mismo plato, sino en la misma comida. Había más, pero eso no se vende en España.

Cacahuetes y pepino: Daña al cuerpo.

Cebolla y miel: Afecta a la vista.

Pollo y apio: Se cae el pelo.

Huevo y sacarina: Te puede provocar una intoxicación y puedes llegar a perder la vida.

Caqui y cangrejo: Causa diarrea.

Ternera y castañas: Puede provocar vómitos.

Cordero y sandía: Pierdes energía.

Tofu y miel: Afecta al oído.

Que aproveche.

Pd-No usen esta información para el mal.

domingo, septiembre 05, 2004

¡Jamón!




Recien venido de España. Lo acompaña una botella de vino de Valencia (...) que estaba de oferta en el supermercado (cosas de Shizuka...) y nuestra primera barra de pan.

Si creen que esto no es noticia, es que no han vivido 5 meses sin jamón.

A petición popular...

...vuelven las lolitas. Unos amigos que vinieron de visita no se pudieron resistir a sacar unas fotos a las lolitas japonesas que había en Harajuku. Las de este primer grupo eran unas chicas muy amables que estuvieron encantadas de retratarse con nosotros. El osito también. Yo viví mi sueño infantil de conocer a Mary Poppins y guarecerme bajo su paraguas. Fíjense en sus calcetines.



Estas de abajo daban más miedo y no les dijimos nada. Eso sí, tienen pinta de occidentales.



Disfruten, si así lo sienten.

jueves, septiembre 02, 2004

Ya es otoño en Mitsukoshi

Mitsukoshi son unos grandes almacenes equivalentes a lo que en España pueda ser el corte inglés. A pesar de estar todavía a primeros de septiembre, y de que el tiempo está loco y se alterna el calor y el fresco, la gente ya empieza a decir que estamos en otoño.
Así, ya se empiezan a ver señoras con chaquetas de color marrón. Señal inequívoca de que es otoño. No como nosotros españoles, que esperamos a que nos digan por la tele el día oficial del cambio de estación.
Por supuesto, los insectos que se oyen por la noche son insectos de otoño. Lo he tenido que aceptar con un acto de fe, ya que no se pueden comparar para buscar las diferencias sin esperar un año. Lo que si es cierto es que, gracias a Dios, las cigarras ya no cantan. De todas formas, me gustaría saber quién dijo que las cigarras "cantan", porque ese sonido y el canto... como no sea algún grupo de rock de garaje, o algún dj "moderno"...
Hoy, Shizuka me ha encargado ir a correos a echar unas cartas, una de ellas dirigida a una persona importante, para la cual he tenido que pedir que por favor, me pusieran un sello con "dibujo", de los bonitos. Los que teníamos en casa no podían ser, porque salían unas flores de verano y claro, estabamos fuera de época, y bla bla bla... Ya saben, es otoño.
El hombre de la oficina de correos me ha sacado unos sellos de Mazinger Z (como bien le había predicho a Shizuka que iba a pasar, porque son los más recientes que han salido). Yo los hubiera puesto muy tranquilo, pero como sabía que Shizuka me mataría, le he preguntado si tenía algo un poco más otoñal (¡puños fuera!). Me ha sacado unos sellos con unos dibujos estilo Heidi de ovejas, mariposas, etc., que también me sonaban a condena a muerte.
Así que, al final, le he dicho que le pusiera un sello "de los normales" y le ha puesto el típico del pájarito cantando en la rama, aunque no sé de qué época es el susodicho animal, ni si su clasificación taxonómica permite hacer esas cosas.
Mazinger Z es atemporal.

Vecina 007

Mis suegros viven en la penúltima casa al pie de un monte de Kiryu, justo al final de la cuesta. Uno que ha visto películas japonesas esperaría que sus vecinos fueran como Totoro, pero, desafortunadamente, como en muchas cosas más, no es así, la realidad es más triste.
En la casa de al lado vive un matrimonio, hasta ahí todo normal, en el cual, la mujer tiene problemas mentales serios. Está convencida de que mis suegros se pasan el día espiándola, como si no hubiera otra cosa mejor que hacer. La verdad es que da un poco de miedo. Tiempo atrás, colgó en la pared de su casa unos carteles hechos a mano donde ponía cosas así como "Cuidado con el diablo" (acompañando a una caricatura de mi suegra) y cosas de esa calaña. Tampoco es que lo fuera a ver mucha gente, vamos, que diez metros más arriba es monte.
Cuando vas a casa de mis suegros y es un poco de noche, inevitablemente tienes que doblar la esquina de la vecina, y en ese momento que pasas cerca, salta una luz, disparada por una célula fotoeléctrica, o algo así.
La última ha sido de película. Lo digo porque ha colocado la cámara de vídeo en la ventana, supongo que para conseguir pruebas de que le espían (lo lleva claro). Sin embargo no ha sido muy discreta en su colocación, precisamente. Estuve a punto de ponerme a actuar haciendo mimo, o algo así. Tal vez debería haberlo hecho.
Ya ven que soy un buen chico, hasta defiendo a mi suegra :).