jueves, agosto 26, 2004

Todo se mueve

Todo se mueve, cantaba Tequila. Viene a cuento porque hoy he vivido mi primer terrremoto de forma consciente. Estos días atrás se habían producido algunos de baja intensidad mientras dormía que me pasaron totalmente inadvertidos.
Sin embargo, esta noche sobre las 2 de la mañana, la cama ha sufrido una breve sacudida, seguida por un retemblor casi imperceptible. El efecto es el mismo que si alguien tropieza con la cama mientras duermes la siesta. Shizuka murmuró: "terremoto", con una tranquilidad pasmosa. Y uno, acostumbrado a las películas de grandes catástrofes y, a lo que es peor, al pensamiento que ronda mi cabeza sobre la posibilidad de que suceda algo así en Japón, pues no se quedó muy tranquilo.
Será que, cuando todo se mueve, lo que hace falta es tequila y decir lo de: "salta conmigo".

lunes, agosto 23, 2004

Bienvenido Mr. Marshall

Lamentablemente, no vamos a hablar de buen cine ni del ilustre alumno de Enric Granados, sino de (otro tipo de) asuntos de altura, de altos vuelos... o, tal vez, de bajura y de bajos vuelos.
La semana pasada, un helicóptero de la base que tiene el ejército norteamericano en Okinawa se estrelló contra la pared de un edificio de una universidad de la zona que, afortunadamente, se encontraba vacío.
Sin embargo, por los acuerdos vigentes entre Japón y EE.UU., la policía japonesa no pudo acceder a la zona, ni participar en la investigación, ni puede juzgar a los pilotos; todo ello competencia del gobierno norteamericano.
El alcade de Okinawa, siempre muy crítico con el tema de la base, se entrevistó con miembros del gobierno para pedir una revisión del tratado entre los dos paises, para que, en caso de conflicto, puedan actuar las fuerzas japonesas. Mas me parece que no va a tener mucho éxito.
Por otra parte, desde hace tiempo hay un tratado para trasladar la base militar a otra zona de Okinawa, pero, de momento, no se ha movido nada.
El pájaro de hierro ha dejado de volar, esperemos que no haya puesto huevos. Y mientras tanto, por las calles de Okinawa, se oye una alegremelodía: "Americanooooos, os recibimos con alegríaaaa...", ¿o no?

jueves, agosto 19, 2004

Bebés sin sexo

El horror existe y está en www.yakimite.com, página web dedicada a la venta de reproducciones en plástico de bebés de un realismo asombroso. Pasen y hagan el tour fotográfico para ver a las "madres" "adoptivas" de las "criaturas". Un consuelo para los huérfanos.
Puedes personalizar el muñeco eligiendo el sexo (masculino, femenino o neutro) e incluso practicar lo que se denomina una "resurección", es decir una reproducción de un bebé muerto tomando una foto como modelo. Totalmente esquizofrénico.
Además, cuál es el objeto de tener un bebé sin la satisfacción de haberlo hecho tú.
Tiempos modernos, los bebés ya no vienen de París, sino de la fábrica. Lo bueno es que no molestan.

lunes, agosto 16, 2004

Nada de sopa, es para jugar

Posted by Hello


No busquen más, en Japón por fin se ha descubierto qué es lo que todos los niños quieren: ¡un cangrejo ermitaño como mascota! A que sí, a que he acertado...

Para estar a la última hay que tener este bichito que, por lo visto, se alimenta de col y zanahorias, entre otras cosas. Como ven, se venden conchas pintadas para que cuando el animalito decida hacer la muda(nza) se encuentre con un nuevo hogar espacioso y, más importante, decorativo.

Además, los niños los transportan en las mismas cajas de plástico en las que ya vieron que llevaban a los escarabajos ciervo. El fabricante, las pocas veces que deja de frotarse las manos, ya anda pensando en el próximo bicho a introducir al mercado que, por supuesto, quepa en las mismas cajas. Aunque ya se lo adelanto, conozco a un niño que tiene una libélula...

sábado, agosto 14, 2004

Fanzines

Ken Niimura y yo nos hemos paseado por el Salón del Fanzine de Tokio. El evento se celebra durante tres días (viernes, sábado y domingo) en un centro de congresos enorme llamado Tokio Big Site y situado al lado de la bahía de Tokio.

Para llegar allí hemos tenido que coger en Shimbashi un tren con ruedas de camión que va por alto, como si fuera el monorail. No he podido evitar acordarme de los trenecitos de los parques españoles, fasceinantes, pero que en realidad son tractores maquillados. Las vistas eran espectaculares y hemos podido contemplar el Puente del arcoiris y la reproducción a escala de la Estatua de la Libertad que hay en Odaiba.

El salón ocupa la totalidad del edificio. Se extiende por dos pabellones gigantescos que, a ojo de buen cubero, serán equivalentes a unos 16 ó 17 campos de baloncesto cada uno y repletos a reventar de "pupitres" donde la gente pone sus fanzines. Además, una amplia esplanada exterior para albergar al personal disfrazado, más una sala interior para lo mismo (en pequeño) y otra con stands de empresas relacionadas con el mundillo.

Uno de los dos pabellones. Posted by Hello


La entrada es gratuita y el lleno era absoluto. Brutal, inconmensurable. Tienen que pasar millones de personas cada día por allí. Para subir al tren con ruedas, mucha cola; para volvernos antes de que acabase, mucha cola. A todo esto, les diré que cada día los puestos son diferentes y que aún así sólo pueden atender a la mitad de las peticiones que reciben. Y lo mejor es que, por lo visto, se celebra dos veces al año. He de decir que, a diferencia de España, el 96% de los stands son de fanzines hechos por chicas y que hay fanzineros de todas las edades.

Entrada interior al otro pabellón, de idéntico tamaño. Posted by Hello


No había firmas de autores famosos, esta gente venía a comprar comics, por puro amor al medio. Incluso había quien se llevaba una pequeña maleta y la llenaba con las compras. Por lo visto, fuera de allí es difícil encontrar los fanzines, y es la oportunidad que tienen de seguir las series que gustan a cada uno.

Las sesiones son temáticas, es decir, cada día abordan un tipo diferente de fanzines. Hoy estaba dedicado a las parodias y homenajes de series y mañana, que es lo que me hubiese gustado ver, a fanzines de historias originales. Lo más divertido es que no sé qué hacía que cada vez que me acercaba y cogía un fanzine para ojearlo resultaba ser una historia gay e incluso a veces pornográfica, con todos mis respetos hacia el género. Pero sonreía pensando en la imagen que estaríamos dando dos extranjeros solos ojeando cómic gay :).

Las prohibiciones eran: tener música puesta en los stands de los fanzines, gracias a Dios, y hacer fotos fuera de las zonas acotadas para ello. Así, la gente que no quiere ser retratada ve respetada su privacidad...

Los disfraces estaban muy currados, y les dejo unas pocas fotos para que lo comprueben. Por falta de tiempo no he podido hacer más.

Foto: Ken Niimura. Posted by Hello


La compañía del anillo. Posted by Hello


Foto: Ken Niimura. Posted by Hello


Y nos parecía que a los de España iba mucha gente y estaban bien... ay.

viernes, agosto 13, 2004

Obon

No, no se trata de ningún jugador de fútbol sudafricano, ni de un alcalde donostiarra, sino de la época que empieza ahora en Japón en la que, según la tradición budista, regresan los muertos.

No se me imaginen una de zombis levantándose de las tumbas y empuñando sus katanas al grito de "Banzai". Lo que regresa es el espíritu, a visitar sus lugares queridos (u odidados); en especial el pequeño altar que suelen tener en casa los hijos mayores de cada familia, donde descansan las tablillas mortuorias y / o cenizas de los muertos, a veces acompañado todo ello de una foto.

Normalmente se les deja algo de fruta, pero en esta época lo tradicional es cojer una berenjena o un pepino y clavarle cuatro palillos como si fuera un caballo vegetal, tal cual la foto. Afortunadamente, aunque España esté en las antípodas geográficas no lo está en las rituales y nadie disfraza a su caballo de berenjena para "Todos los santos" (primeramente porque ya nadie tiene caballo, y no sé si Jesús Gil sería amigo de estas guisas...)
Las susodichas hortalizas terminan por ser quemadas al finalizar el Obon, aunque depende de las tradiciones de la zona. Tradiciones que, sospecho, estarán basadas en la mayor o menor escasez o abundancia de alimentos en el lugar en tiempos pasados.

Además, el inicio del Obon coincide con ser viernes 13 que, aunque no sea el martes y 13 español, siempre aporta cierto ambiente.


Mi berenjenaaaaa, galopa y corta el viento...

miércoles, agosto 11, 2004

Noticias al desnudo

La televisión japonesa no deja de sorprenderme. Debo admitir que le da mil vueltas a lo que ponen (o ponían) en España. Prometo que, en breve, escribiré un repaso a la actualidad de las pantallas por estos lares (los penates, para otro momento).

Hay un personajillo curioso, llamado Shinya Yamamoto (alguno de ustedes seguro que le conoce :)), que aparece en varios programas de diversa índole, como comentarista o participante. Incluso lo he visto como comentarista invitado del telediario. Nada raro si no les digo que se trata de un abuelo que se dedica a dirigir películas de "romance porno", es decir, porno con guión.

No me menten Crónicas marcianas, porque este hombre dice cosas inteligentes (sabe cuándo meter baza y cuándo sacar provecho ante la cámara). Y como no estoy metido en el mundo del porno, no les puedo poner un contraejemplo español. Pero, sin ir muy lejos, ¿se imaginan ustedes a alguien como Ozores, afamado autor de las mejores películas del destape español, presentando el telediario? Claro, ya sólo faltaba Pajares y Esteso comentando los deportes, pero...

Cualquier día me hacen feliz y ponen al señor Yamamoto a dirigir los programas infantiles.

Spore

Nada más lejos de mi intención que convertir este blog en una columna de sociedad, pero la actualidad así lo dicta.

El domingo pasado se celebró una fiesta celebrando la salida del número 3 de la revista Spore. Revista que repasa el mundo de la cultura más actual, con especial atención a Japón, por supuesto.
Abaratando costes y maximizando la diversión y la confluencia interprofesional, se celebraba también la edición de un libro de cocina (del que pudimos probar algunas delicias) y de un libro peropatético titulado "Pensar andando".
Entre los invitados había modelos, fotógrafos, diseñadores y, por supuesto, la crème de la crème del manga en Japón: Frèderic Boilet, Kan Takahama, "Little fish", Christophe Kurita, Ken Niimura, y, fuera de la lista, servidor y su esposa.
S por eso que les recomiendo que visiten www.boilet.net (la página de Frèderic Boilet), www.h3.dion.ne.jp/~morte (la página de Kan Takahama) y www.ponentmon.com para información sobre la Nouvele Manga y sus autores; www.spor-e.com para ver la página oficial de la revista (en japonés); y www.pipelinestudio.jp/meguro/index.html para ver el lugar de la fiesta que, debo decir, es más pequeño de lo que parece en las fotos, pero muy chulo (menos por fuera).
Además, si ustedes son amigos de Jirô Taniguchi, decirles que, además de que les envidio, mañana es su cumpleaños, y qué mejor forma de celebrarlo que adquiriendo alguno de sus libros. También es mi cumpleaños, aunque yo, todavía no tengo libros.

domingo, agosto 08, 2004

El fútbol es asíN

Supongo que la televisión española (y fíjense en ese la, que a pesar de ser singular, pluraliza) les mantendrá informados hasta del último detalle de los últimos acontecimientos futbolísticos: la primera cana de Beckam, si Raúl lleva calcetines de lana o de algodón, etc.... Así que les supondré enterados de que, en estos momentos, se está celebrando en China la Copa de Asia.
Ayer tocó el enfrentamiento China-Japón. Y digo bien enfrentamiento, ya que desde hace varios días el ambiente está muy caldeado y ríanse ustedes de los Barça-Madrid. Los aficionados chinos no han perdonado a los japoneses (en general) las tropelías de la segunda guerra mundial y por la tele salían haciendo "gestos" poco amigables y declarando cosas como "los vamos a matar".
Para evitar un incidente diplomático, el gobierno chino programó una recepción a los equipos de los dos países, donde salían dándose la mano y tal.
Sin embargo, Japón ganó el partido (ver un China-Japón debe de ser igual de emocionante que un 4º de primaria del Colegio público Torre Ramona contra el mismo curso de Santo Domingo de Silos, pero...). Al acabar el juego hubo bronca, y los chinos quemaban banderas japonesas y hacían "cosas muy feas". El equipo japonés no se atrevía a salir del campo.
En fin, unos hooligans más delgaditos.

sábado, agosto 07, 2004

Compre, compre, compre

Si algún día acuden a unos grandes almacenes japoneses a la hora de abrir, serán testigos de una experiencia inolvidable. Minutos antes de abrir las puertas al público, contemplé incrédulo como salían a la puerta -donde ya había varia gente esperando, no sé si para entrar o para ver el espectáculo- para explicar, entre reverencia y reverencia, las ofertas del día (reverencia) y cosas tan útiles y necesarias como (reverencia) dónde se encuentran los ascensores. Comprenderán mi sonora carcajada en cuanto les diga (reverencia) que los susodichos ascensores se encuentran a unos tres metros (reverencia) de la entrada, andando en línea recta, y sin ningún tipo de (reverencia) obstáculos que impidan su visión.
También hacen un repaso, diario, de qué tipo de productos se encuentran en cada planta. Y es que yo, sin eso, ya no sé vivir (reverencia). Socorro.

Quiero vivir dentro de una viñeta (a poder ser, grande) / Found in translation



Aquí me tienen ustedes en el famoso "Café de las relaciones humanas" de Shibuya, nada más y nada menos que junto a Ken Niimura, Andrè Ando y Aki, su pareja, donde estuvimos conversando amigablemente, a causa del fracaso del esperanto como lengua universal, en tres idiomas (español, japonés y francés), lo que provoca una sensación de pérdida sociocultural la mar de agradable.

Allí pude ver lo que estos chicos están preparando y debo decirles que es alucinante, que son grandes artistas y excelentes personas; ustedes decidiran qué les parece más importante. Cuando triunfen acuérdense de dónde lo leyeron primero y, más importante, cuando saquen sus nuevos trabajos vayan corriendo a comprarlos, no se arrepentirán.
Ken Niimura y yo coincidimos en cuán buen escritor es Darko Macan y el absoluto desprecio que nos provoca "Lost in translation" (si no la han visto, les envidio). Así que, como pueden adivinar, volví muy contento a casa.

lunes, agosto 02, 2004

Fiesta en la mansión Boilet

Con motivo de la inauguración de su nuevo estudio, Frèderic Boilet dio una fiesta a la que fuimos invitados. Sólo con que un artista de la talla de Boilet me invite a una fiesta en su casa ya puedo morir feliz, pero, además, sucedió lo que me imaginaba y la fiesta estaba llena de gente interesante con muchos proyectos en marcha y gran talento. Qué lástima que esas cosas no se peguen... Dibujantes, diseñadores, editores, animadores, coloristas, modelos, un productor-director de películas porno... y nosotros.
Pudimos disfrutar de agradable compañía, conversación inteligente, cerveza, vino (la botella de Riveras del Duero que llevé batió al vino italiano y al japonés; lástima que no hubiera Cariñena ni Somontano en la tienda, pero...), una barbacoa, queso, fruta y demás delicatessen preparadas por el maestro de ceremonias en el ático, que no sería el de la mansión Playboy, pero que tenía una vista de la ciudad maravillosa y el tiempo, además, acompañó.
Yo les invito a que, después de visitar para informarse la página web de Ponent mon (www.ponentmon.com), se acerquen por su librería más cercana y aquieran las obras de estos grandes artistas. Su vida cambiará a mejor.
Y siéntanse libres de tenerme envidia.


Con Frèderic Boilet y Andrè Ando, una futura estrella del cómic belga residente en Japón. Foto:Shizuka Shimoyama.


Con Christophe Kurita, un dibujante de cómic y dibujos animados franco-japonés. Foto:Shizuka Shimoyama.

Mercadillo (¿debería dedicarme al comercio ambulante?)

El sábado por la tarde se celebró la fiesta del edificio en el que vivimos. En el patio se instalaron varios puestos de venta. El típico de bebidas al que se le sumaron uno de macetas, una frutería-verdulería y varios puestos de comida que ofrecían yakitori, yakisoba, salchichas, satsuma age y patas de pollo ahumadas. Los niños tenían a su disposición uno de algodón de azucar y una piscina hinchable rellena de corcho blanco donde tenían que encontrar algún tipo de ficha canjeable por premios.
Pero lo mejor, sin duda, es que en lugar de la "música" veraniega a volumen atronador usual en este tipo de eventos en España, aquí se veía sustituida por música tradicional japonesa de flauta y tambor.
En cuanto a las actuaciones se redujeron a un taller de origami, un cuentacuentos tradicional, una demostración del grupo de Tai-chi (yo incluído) y un sorteo de regalos.
Además se hizo un mercadillo, en el que el vecino que así lo quiso instaló su puesto para vender (muy barato) aquello que ya no quisiera. Abajo tenéis una vista de nuestro puesto. Vendimos bastante bien.
Terminada la fiesta, acudimos todos a casa del señor Nakatsu, compañero de Taichi, que vive en el vigésimo piso y que goza de una vista privilegiada sobre Tokio (yo vivo en la planta calle). Pero además de eso, también era espectacular su colección de música, gran parte de ella en vinilo. Abarcaba desde Bach a The Clash, pasando por Bob Marley, música árabe, china, Beethoven, flamenco...
Un ratillo agradable.



Aunque parezca lo contrario, más allá de los viajes a correos, Shizuka no echa las cartas.

domingo, agosto 01, 2004

Hiperactivos

Los japoneses están enfermos. Cuando les digo que en España los estudiantes tienen casi tres meses de vacaciones primero abren los ojos tanto que parecen occidentales y luego se pregúntan qué hacen con todo ese tiempo sin aburrirse.
Ya no les cuento cuando se enteran de que un trabajador estándar tiene un mes de vacaciones, o los dos meses y medio de los maestros y demás docentes.
Primero piensan que tenemos (tenéis) suerte, que comparando con ellos así es, pero lo que sorprende es que seguro que se volverían locos con "tanta" vacación.
Otra cosa llamativa es que, a falta de festividades religiosas, aquí los festivos nacionales vienen determinados, en su mayoría, por las fechas en las que nacieron los diferentes emperadores. Pero como emperador, igual que las madres, sólo hay uno (el de ahora, sea el que sea), cuando éste muere, el día llamado "Fiesta del cumpleaños del emperador" cambia de fecha (o no, si por casualidad coincide) al día en el que nació su sucesor, y se busca un nuevo nombre y motivo que celebrar para la festividad anterior. Así, aquí existe el día del mar, el de los ancianos, el de los niños, el día de "dar las gracias a los trabajadores" (no confundir con el uno de mayo), día de la vegetación... etc.
¿Se imaginan al gobierno español proponéndoles a los empresarios el establecimiento del día del mar como festividad nacional? Uh, pues eso...

Que digan misa...

Por lo que leo en los periódicos digitales, en España vuelve a haber polémica con los horarios de las tiendas. Una de las cosas buenas que tiene Japón es precisamente que todos los días tiene algo abierto. En España el domingo, y a veces el sábado, se hace insoportable, y sólo puedes elegir entre ir al fútbol, al bar (a ver el fúbol), al cine o a pasear; incluso los museos cierran.
Aquí, por norma general, todo está abierto siempre. Los grandes almacenes no cierran nunca y además están las "convenience stores" ("tiendas convenientes"), que abren las 24 horas del día y, donde por un poco más de dinero, puedes encontrar un poco de todo por si tienes una urgencia.
Sin ambargo, eso no significa que el pequeño comercio vaya a la ruina. Cada gremio o persona cierra el día que le apetece; mi verdulero cierra los domingos, pero la mayoría de las peluquerías cierran el martes. Y siguiendo con mi verdulero, todos los días antes de las siete de la tarde ya está en casa.
Con respecto a los peluqueros diré que los pobres llevan una vida bastante mala, ya que, por lo que me cuenta Shizuka, antes de abrir y después de cerrar practican cortes y tintes para perfeccionar su talento...
Yo no soy un comprador compulsivo, pero si estas tiendas abren, significa que la gente saldrá de casa y habrá un poco más de vidilla en la calle, además de los gritos de "¡Gooool!". Ventajas de vivir en un país fuera de la tradición judeo-cristiana.